Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Los relojes (Agatha Christie)

 

Los relojes (Agatha Christie) - pág.7

Indice General | Volver

Página 7 de 269


miraban sin ver. Frente a aquél, que vestía un traje gris oscuro,
divisó una húmeda mancha negruzca. Mecánicamente, Sheila se
agachó, acercándose al cadáver para tocar sus mejillas, frías, una
de sus manos... A continuación rozó con las yemas de los dedos la
misma mancha, retirando apresuradamente el brazo, sin apartar un
momento la vista del cuerpo inánime, horrorizada...
En aquel preciso instante oyó el ruido de una puerta fuera,
volviendo la cabeza rápidamente hacia la ventana. Vio la figura de
una mujer caminando por el sendero, con cierta prisa. Sheila tragó
saliva... Tenía la garganta completamente seca. Permaneció quieta,
como enraizada al suelo, incapaz de moverse, de gritar, mirando
hacia delante.
Abrióse la puerta y entró en la casa una mujer alta de algunos años
ya, portadora de un gran bolso, del tipo de los que se usan
habitualmente para ir de compras. Sus ondulados cabellos tenían
muchas hebras grises. La recién llegada los llevaba recogidos hacia
atrás. Sus ojos eran grandes, hermosamente azules. La mirada de
la mujer pasó sobre Sheila, sin ver la dueña de aquéllos a la joven.
De la boca de ésta salió un inarticulado sonido. Aquellos ojos azules
se volvieron en dirección a Sheila, buscándola. La mujer inquirió
con brusquedad:
- ¿Quién anda por ahí?
- Yo... Es que...
La joven se interrumpió, asustada, al ver que la otra se disponía a
acercarse a ella pasando por detrás del sofá. Y entonces lanzó un
grito.
- No... no se mueva... Tropezará con... Y él... él está muerto...


CAPITULO I
Relato de Colin Lamb
Para decirlo en términos policíacos: a las dos y cincuenta y nueve
minutos, el día 9 de septiembre, yo me deslizaba a lo largo de
Wilbraham Crescent, encaminándome al Oeste. Era la primera vez
que visitaba aquel lugar, y francamente, Wilbraham Crescent
consiguió desconcertarme.
Me había estado dejando gobernar por una corazonada, tanto más
persistente cuanto menos probables oportunidades me ofrecía


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-200   201-250   251-269  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados