Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Los relojes (Agatha Christie)

 

Los relojes (Agatha Christie) - pág.2

Indice General | Volver

Página 2 de 269


domiciliada en Wilbraham Crescent, número 47, quien
especializada en toda clase de presagios, describió con mucha
posterioridad a los acontecimientos, las inquietudes y
preocupaciones que habíanla asaltado. Ahora bien, la señora
Packer, ocupante, quedaba tan apartada del 19, y se hallaba tan
escasamente ligada al suceso ocurrido en esta última casa, que no
tenía por qué haberse sentido asaltada por presentimiento de
ningún tipo.)
En el Cavendish Secretarial & Typewriting Bureau, cuya directora
era la señorita K. Martindale, el día 9 había ido desarrollándose al
ritmo de tantos otros, resultando una rutinaria jornada más. Sonaba
de vez en cuando el teléfono, trabajaban las chicas en sus
máquinas respectivas y la labor, en general, venía siendo sostenida,
sin excesos, ni por encima ni por debajo de otros muchos días
anteriores. Ninguna de las tareas que se llevaban entre manos era
tampoco particularmente interesante; hasta las dos y treinta y cinco
minutos de la tarde del día 9 de septiembre hubiera podido juzgarse
una jornada más que iba a pasar sin pena ni gloria.
A las dos y treinta y cinco minutos sonó el zumbido del
intercomunicador. Llamaba la señorita Martindale y Edna Brent, en
la oficina exterior, se apresuró a contestar. Su voz sonaba
ligeramente nasal y un tanto confusa porque al mismo tiempo se
paseaba un caramelo a lo largo de la mandíbula.
-Diga, señorita Martindale...
-Edna... Eso no es lo que te he enseñado. Cuando hables por
teléfono, o por el intercomunicador, acostúmbrate a pronunciar con
toda claridad las palabras, procurando que tu respiración no resulte
ruidosa.
-Lo siento, señorita Martindale.
-En cuanto te lo propongas, lograrás lo que te he dicho. Dile a
Sheila Webb que venga a verme.
-Salió a comer y no ha regresado todavía, señorita Martindale.
-¡Ah!
Frente a la mesa de trabajo de la señorita Martindale había un reloj.
Esta levantó la vista hasta él. Eran las dos y treinta y seis minutos.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-200   201-250   251-269  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados