Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Las manzanas (Agatha Christie)

 

Las manzanas (Agatha Christie) - pág.50

Indice General | Volver

Página 50 de 184


..
-Me imagino que se iría con algún hombre -declaró Spence.
-De haber sido así, aquí nadie lo conocía -manifestó Elspeth-. Son detalles que en estos lugares siempre acaban divulgándose profusamente. No se escapan así porque sí...
-¿Se figuró alguien del lugar que se habían dado anomalías en lo tocante a la muerte de la señora Llewellyn-Smythe? -(quiso saber ahora Poirot.
-No. La mujer padecía del corazón. El médico la atendía con regularidad.
-Sin embargo, usted ha encabezado la lista de posibles víctimas con su nombre, ¿eh?
-Bueno, sí... Era una mujer rica, muy rica. Su muerte no sorprendió a nadie. No obstante, pareció a todos repentina. Yo diría que el doctor Ferguson se quedó sorprendido. Vamos a decir que ligeramente sorprendido. Creo que él confiaba en que viviera todavía algunos años más. Claro que los médicos sufren estas sorpresas frecuentemente. La señora Llewellyn-Smythe no era de las personas que se pliegan dócilmente a las instrucciones del doctor. Se hallaba advertida, pero hacía siempre lo que se le antojaba. Fijémonos, por ejemplo, en una de sus pasiones: le gustaba la jardinería, una afición nada indicada para una paciente cardíaca.
Fue Elspeth quien habló ahora:
-Vino aquí al declinar su salud. Había estado viviendo en el extranjero. Se presentó en este lugar porque quería vivir cerca de sus sobrinos, el señor y la señora Drake, adquiriendo entonces Quarry House. Tratábase de una gran casa de estilo Victoriano. La finca abarcaba una cantera que a ella le atrajo mucho, viendo en la misma ciertas posibilidades. Como había mucha agua por las inmediaciones, gastó miles y miles de libras en el trazado de un jardín. Para ello hizo venir desde Wilsey un especialista, con objeto de que se ocupase del proyecto. Bueno, tengo que decirle que es algo que vale la pena contemplar...
-Iré a ver ese jardín, desde luego -manifestó Poirot-. ¡Quién sabe! Tal vez pudiera sacar de él algunas ideas...
-En su lugar, yo me daría una vuelta por allí, por supuesto. Vale la pena...
-¿Y dice usted que la mujer en cuestión era muy rica? -inquirió Poirot.
-Era viuda de un armador de los más fuertes. Tenía mucho dinero, en efecto...
-En realidad, su muerte no resultó inesperada, a causa de su dolencia. Pero pareció a muchos repentina -aclaró Spence-. Fue debida a causas naturales. Sobre eso no hubo dudas. Un fallo del corazón... La enfermedad tiene un nombre muy largo, que ahora no recuerdo por completo.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-184  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados