Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Las manzanas (Agatha Christie)

 

Las manzanas (Agatha Christie) - pág.47

Indice General | Volver

Página 47 de 184


-No quiero hablar mal de Joyce, puesto que ya murió, y sería una gran desatención por mi parte... Sin embargo, he de hacer constar que era una incorregible embustera. Lamento verme obligada a decir estas cosas de mi hermana, pero no miento...
-¿Hacemos progresos en algún sentido? -inquirió la señora Oliver al abandonar la casa en compañía de Poirot.
-En absoluto -replicó Hércules Poirot-. Resulta muy interesante... -añadió, pensativo.
La señora Oliver hizo una mueca como para evidenciar que no estaba de acuerdo con él.


CAPITULO VIII
Eran las seis de la tarde en Pine Crest. Hércules Poirot se llevó una salchicha a la boca, saboreando luego un largo trago de té. El té resultaba muy fuerte para el gusto de Poirot. Encontró la salchicha, por otra parte, deliciosa, perfectamente cocinada. Su mirada se paseó por la mesa, en dirección a la señora Mackay.
Elspeth Mackay no se parecía en nada a su hermano, el superintendente Spence. Donde él era ancho y curvado ella aparecía angular y estrecha. La afilada nariz de la mujer daba la impresión de husmearlo todo astutamente. Unía a los dos hermanos, no obstante, cierto aire familiar inconfundible. Sobre todo en lo que afectaba a los ojos y a la fuerte marcada línea en la mandíbula superior. Poirot pensó que bien podía confiar en el sano juicio de aquellas dos personas. Elspeth y Spence se expresarían de manera distinta, pero a eso quedarían reducidas las diferencias esenciales. El superintendente hablaría lenta y cuidadosamente, como resultado de unas detenidas y metódicas reflexiones. La señora Mackay saltaría siempre que se terciara con viveza, lo mismo que un gato al lanzarse sobre un ratón.
-Mucho es lo que depende del carácter de esa chica, de Joyce Reynolds afirmó Poirot-. He aquí lo que más me desconcierta. Miró inquisitivamente a Spence.
-No puede usted guiarse por lo que yo le diga -declaró Spence-. Llevo muy poco tiempo aquí. Será mejor que dirija sus preguntas a Elspeth.
Poirot enarcó las cejas inquisitivamente. La señora Mackay fue tan vivaz como siempre en su respuesta.
-Yo diría que esa chica era una embustera.
-¿No cree usted que uno pudiese confiar en ella, dando crédito a sus palabras?
Elspeth hizo un movimiento denegatorio de cabeza.
-No. La muchacha era capaz de forjar cualquier cuento. Yo nunca la hubiese creído...
-¿Hablaba entonces con la pretensión de destacarse de los demás?


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-184  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados