Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Las manzanas (Agatha Christie)

 

Las manzanas (Agatha Christie) - pág.37

Indice General | Volver

Página 37 de 184


Nadie piensa nunca que eso pueda pasar... Y, sin embargo, aquí ha pasado.
-Si tuviera usted la amabilidad de enseñarme dónde...
-Desde luego. ¿No le apetece otra taza de café?
-Gracias. No.
La señora Drake se puso en pie.
-La policía se inclina a pensar que todo ocurrió cuando lo del «Snapdragon». Hicimos eso en el comedor. La señora Drake cruzó el vestíbulo, abriendo una puerta. Parecía en
Aquellos instantes un ama de casa que estuviese atendiendo a unos huéspedes. Señaló la gran mesa y las pesadas cortinas de terciopelo.
-Estábamos a oscuras aquí, por supuesto. La única iluminación de la estancia la proporcionaban las llamas de la fuente. Y ahora...
Cruzó de nuevo el vestíbulo y abrió otra puerta. Poirot vio una habitación pequeña con sillones, pinturas deportivas por las paredes y estanterías llenas de libros.
-La biblioteca -explicó la señora Drake, estremeciéndose-. El cubo se encontraba aquí. Sobre una lámina de plástico, claro...
La señora Oliver no había entrado en la estancia, quedándose en el vestíbulo.
-No puedo entrar -explicó a Poirot-. Me causa una impresión...
-Aquí ya no puede verse nada de particular -declaró la señora Drake-. I .e estoy enseñando a usted dónde fue... ¿No era eso lo que me pidió?
Poirot, a quien iban dirigidas estas últimas palabras, asintió.
-Habría por aquí, mucha agua derramada...
-El cubo estaba lleno, desde luego -aseguró la señora Drake. Miró a Poirot como si éste se hubiese esfumado de pronto.
-Y habría agua en el plástico. Naturalmente, si alguien cogió a la chica por el cuello, obligándola a permanecer unos momentos con la cabeza sumergida, derramaría mucha agua.
-¡Oh, sí! Durante el juego, el cubo tuvo que ser llenado dos o tres veces.
-Entonces cabe pensar que el autor del crimen tuvo que salir de aquí mojado también...
-Sí, claro.
-¿Nadie observó nada en este sentido?
-No, no. El inspector me hizo también esa pregunta. Hacia el final de la velada, a decir verdad, casi todos acabaron despeinados, mojados o cubiertos de harina, según. En este sentido no parecen existir pistas útiles. Bueno, es lo que pensó la policía.
-Claro -contestó Poirot-. Me imagino que la única pista útil radica en la niña en sí. Desearía que me dijese todo lo que sabe usted acerca de ella.
-¿Acerca de Joyce?
La señora Drake pareció sentirse entonces un tanto desconcertada. Era como si Joyce, en su mente, se hubiese alejado tanto ya que se quedara sorprendida con la evocación.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-184  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados