Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Las manzanas (Agatha Christie)

 

Las manzanas (Agatha Christie) - pág.22

Indice General | Volver

Página 22 de 184


En todo caso, estoy hablando de una criatura humana convencida de que era el único ser en la tierra conocedor de un secreto grave... Y al empezar a hablar Joyce...
-¿Entonces?
-Decidió que la chica tenía que morir.
-¿Y qué piensa usted hacer ahora?
-Verá... -dijo Hércules Poirot-. Acabo de recordar por qué me sonaba a algo familiar el nombre de Woodleigh Common.
CAPÍTULO V
Hércules Poirot se quedó mirando la pequeña puerta que daba acceso a Pine Crest. Tratábase de una casita de bellas líneas modernas, construida a conciencia. La respiración de Hércules Poirot resultaba un poco agitada en aquellos instantes. La edificación que contemplaba había sido adecuadamente bautizada. Estaba en la cumbre de un promontorio y en el cerro se veían algunos pinos. Contaba con un diminuto jardín. Un hombre de buena talla, ya entrado en años, avanzaba con alguna dificultad por el sendero interior de la finca, portador de una gran regadera de hierro galvanizado.
El superintendente Spence ya no tenía plateadas las sienes tan sólo. Las canas se habían extendido por toda su cabeza. Su complexión seguía siendo, aparentemente, la misma, sin embargo. Se detuvo para observar al visitante que se encontraba en la puerta de su vivienda. Hércules Poirot no hi/.o el menor movimiento.
-¡Válgame Dios! -exclamó el superintendente Spence-. Tenía que ser usted. Sí. Me ha costado trabajo creerlo, pero veo que no me he equivocado. Estoy viendo a Hércules Poirot.
-Exactamente. Me ha reconocido en seguida. Esto constituye una satisfacción para mí.
-Su bigote sigue siendo el mismo -apuntó Spence. Dejó la regadera y acercóse más a la puerta.
-Me hallaba dedicado a exterminar las malas hierbas de mi jardín... ¿Y que es lo que le trae por aquí, amigo Poirot?
-Lo que me ha llevado a muchos sitios distintos en mis buenos tiempos respondió Hércules Poirot-. Lo que, en cierta ocasión hace ya muchos años, le llevó a usted a mí: el crimen.
-Yo ya no tengo nada que ver con él, amigo mío. Ahora mis ataques personales van contra las malas hierbas exclusivamente. Es lo que estaba haciendo: utilizando un herbicida. Nada sale fácil. Siempre hay imponderables. Habitualmente, el tiempo nos produce graves decepciones. Es preciso que llueva, pero no mucho, que haya sequedad, pero no tanta como para que... Bueno, dejemos eso. ¿Y usted cómo ha sabido que iba a encontrarme aquí?
Spence abrió la puerta y Poirot pasó al jardín.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-184  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados