Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Las aventuras de Johnnie Waverly (Agatha Christie)

 

Las aventuras de Johnnie Waverly (Agatha Christie) - pág.4

Indice General | Volver

Página 4 de 11


Contenía un poco de algodón hidrófilo y una botella de cloroformo. Aquello me hizo arder la sangre. Había además una nota dirigida a mí. La abrí: decía lo siguiente: "Debió haber pagado. Ahora el rescatar a su hijo le costará cincuenta mil libras. A pesar de todas sus precauciones, ha sido secuestrado a las doce del veintinueve, como yo le dije."
»Solté una risotada de alivio, pero al mismo tiempo oí el ruido de un motor de automóvil y un grito. Volví la cabeza. Por la avenida y en dirección a South Lodge corría un coche gris chato y largo a toda velocidad. El conductor fue quien gritó, pero no era eso lo que me hizo estremecer de horror, sino la vista de los rizos rubios de Johnnie, que estaba sentado a su lado.
»El inspector lanzó una maldición.
«-El niño estaba aquí hace sólo un minuto -exclamó repasándonos con la vista-. Todos nosotros estábamos allí, yo, Tredwell, la señorita Collins.
»-¿Cuándo le vio usted por última vez, señor Waverly? -me preguntó.
»Traté de recordar. Cuando el sargento nos llamó, salí corriendo con el inspector, olvidando a Johnnie. Y entonces oímos un sonido que nos sobresaltó, el de las campanas del reloj del pueblo. El inspector extrajo de su bolsillo el suyo con una exclamación. Eran exactamente las doce. Como impulsados por un resorte, corrimos a la Cámara del Consejo; el reloj marcaba la hora y diez minutos. Alguien lo había adelantado deliberadamente, porque nunca se adelanta o atrasa. Es un reloj perfecto.
El señor Waverly hizo una pausa. Poirot, sonriente, enderezó con el pie una alfombrita que aquel padre nervioso había ladeado.
-Un problema muy grave, oscuro y encantador -murmuró el detective-. Lo investigaré con sumo placer. La verdad es que fue planeado á merveille.
La señora Waverly miróle con reproche.
-Pero, ¿y mi hijo...? -gimoteó.
Poirot apresuróse a modificar la expresión de su rostro y darle de nuevo expresión de simpatía.
-Está a salvo, señora, y no ha sufrido el menor daño. Le aseguro que esos malandrines le cuidarán muy bien. ¿No ve que para ellos es el plato..., no, la gallina de los huevos de oro?
-Señor Poirot, le aseguro que sólo cabe hacer una cosa... pagar. Al principio opinaba lo contrario..., ¡pero ahora...! Los sentimientos de una madre...
-Pero hemos interrumpido la historia de monsieur -apresuróse a explicar el detective.
-Supongo que el resto debe conocerlo perfectamente ya gracias a los periódicos -repuso el señor Waverly-.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados