Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La muerte de Lord Edgware (Agatha Christie)

 

La muerte de Lord Edgware (Agatha Christie) - pág.37

Indice General | Volver

Página 37 de 145


-Sí, señor.
-¿Cuántas llaves de esa puerta hay?
-El señor tenía la suya y colgada en el vestíbulo había otra, que fue la que cogió anoche miss Geraldine. No sé si hay alguna más.
-¿Ninguna otra persona de la casa tenía llave?
-No, señor; miss Geraldine llamaba siempre.
Poirot declaró que no tenía nada más que preguntar y fuimos en busca de la secretaria.
La encontramos escribiendo en una amplia mesa de escritorio.
Miss Carroll era una activa y simpática mujer de unos cuarenta y cinco años. Su hermoso cabello comenzaba a adquirir un tono gris. Llevaba gafas, a través de las cuales brillaban, clavándose en nosotros, sus perspicaces ojos. Cuando habló, reconocí la clara voz que había oído por teléfono.
-¡Ah! ¿Es usted monsieur Poirot -dijo, después que Japp nos hubo presentado-, a quien cité en nombre del señor ayer por la mañana?
-El mismo, señorita.
Pensé que aquella mujer le había producido a Poirot una excelente impresión. En realidad, parecía la honradez personificada.
-Bueno, señor inspector. ¿Qué más puedo hacer por ustedes?
-dijo miss Carroll.
-Únicamente que nos diga usted si está completamente segura de que fue lady Edgware la que vino aquí anoche.
-Es la tercera vez que me pregunta usted lo mismo y debo confesarle que estoy segurísima. La vi con mis propios ojos.
-¿En dónde?
-En el vestíbulo. Habló con el mayordomo un minuto y luego entró en la biblioteca.
-Y usted, ¿dónde estaba?
-En el primer piso.
-¿Está usted completamente segura de que no se equivoca?
-Completamente. Distinguí muy bien su rostro.
-¿No puede usted confundirse por algún parecido?
-¡Oh, no! Jane Wilkinson es inconfundible. Era ella. Japp echó una mirada a Poirot, como diciendo: «¿Lo ve usted?»
-¿Tenía lord Edgware algún enemigo? -preguntó repentinamente Poirot.
-¡Qué tontería! -rechazó miss Carroll.
-¿A qué llama usted «tontería», señorita?
-¡A lo de enemigos! La gente de hoy no tiene enemigos. Por lo menos la gente inglesa.
-Sin embargo, han asesinado a lord Edgware.
-Ha sido su mujer -dijo miss Carroll.
-Y una mujer no es un enemigo, ¿verdad?
-No es lógico que lo sea. Jamás he oído una cosa así; por lo menos, sería impropio de nuestro ambiente.
Por lo visto, miss Carroll tenía la idea de que los crímenes sólo los cometían los borrachos y la plebe.
-¿Cuántas llaves hay de la puerta de la calle?
-Dos -dijo prontamente la secretaria-. Lord Edgware siempre llevaba una, la otra pendía de un clavo en el vestíbulo, para que si alguien salía y pensaba regresar tarde la cogiese.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-145  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados