Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La muerte de Lord Edgware (Agatha Christie)

 

La muerte de Lord Edgware (Agatha Christie) - pág.18

Indice General | Volver

Página 18 de 145


Hay muy pocos que no le conozcan -Poirot se inclinó ante el cumplido-. Pero, la verdad, no comprendo su intervención en este asunto. Me dice usted en su carta que desea verme en nombre de... -se detuvo un momento- mi esposa.
Pronunció las dos últimas palabras de un moda particular, como si le costase un gran esfuerzo.
-Así es -dijo Poirot.
-Yo creí que usted era sólo investigador de crímenes, monsieur Poirot.
-De problemas, lord Edgware. Hay problemas de crímenes, ciertamente; pero hay, además, otros problemas.
-Es verdad. ¿Quiere decirme de qué clase es este intrincado problema?
La burla estaba latente en sus palabras.
-Tengo el honor de venir a usted en nombre de lady Edgware -dijo-. Lady Edgware, como usted ya debe saber, desea... divorciarse.
-Estoy enterado de eso -dijo lord Edgware fríamente.
-Su esposa me indicó que usted y yo podríamos tratar de ese asunto.
-No hay nada que tratar.
-Entonces, ¿se niega usted?
-¿Negarme? De ningún modo.
Lo que menos esperaba Poirot era semejante contestación. Pocas veces había visto a mi amigo tan asombrado. Su aspecto era realmente ridículo. Con la boca abierta, la pasmada expresión de los ojos y las cejas arqueadísimas, parecía, en realidad, la caricatura de una revista festiva.
-Comment!-exclamó-. ¿Cómo es eso? ¿Que usted no se niega?
-No sé cómo interpretar su asombro, monsieur Poirot.
-Ecoutez, ¿realmente está usted dispuesto a divorciarse de su mujer?
-Claro que sí, y ella debe saberlo, puesto que la escribí diciéndoselo.
-¿Que usted le escribió diciéndoselo?
-Sí; hace cerca de seis meses.
-Pues no lo entiendo.
Lord Edgware no dijo nada.
-Yo creí que usted era un acérrimo enemigo del divorcio.
-No creo que mi manera de ser le importe a usted, monsieur Poirot. Es cierto que no quise divorciarme de mi primera mujer. Mi conciencia no me permitía hacerlo. Mi segundo matrimonio, lo reconozco, fue una verdadera equivocación. Cuando mi mujer me pidió el divorcio, me negué rotundamente. Seis meses después me escribió, insistiendo. Me figuré que quería casarse con algún actor de cine o con algún tipo por el estilo. En aquella época, mi manera de ver las cosas había sufrido una gran variación, por lo cual le escribí a Hollywood aceptando al fin su proposición -hizo una pequeña pausa y añadió-: Supongo que será por cuestión de dinero por lo que le envía a usted a verme.
Sus labios se curvaron burlonamente al pronunciar las últimas palabras.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-145  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados