Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La muerte de Lord Edgware (Agatha Christie)

 

La muerte de Lord Edgware (Agatha Christie) - pág.7

Indice General | Volver

Página 7 de 145



-¿Tiene usted necesidad de vivir en Inglaterra, lady Edgware?
-Sí.
-¿Con quién piensa casarse?
-Con el duque de Merton.
Me quedé asombrado. El duque de Merton era la desesperación de las madres casamenteras. Era un joven de tendencias románticas, ferviente católico, y estaba dominado completamente por su madre, la duquesa viuda. Aquel joven se dedicaba, como distracción principal, a coleccionar porcelanas chinas, y nunca se había fijado en una mujer.
-Estoy enamoradísima de él -continuó Jane-. Es completamente distinto a todos los hombres que he encontrado hasta ahora; parece un monje de leyenda. Además tiene un palacio maravilloso -se detuvo un momento y siguió-: En cuanto me case dejaré el teatro para siempre.
-Pero por ahora -dijo Poirot- lord Edgware es una barrera para
todos esos ensueños.
-¡Oh, sí!, y eso me vuelve loca -se inclinó pensativa-. Si al menos estuviésemos en Chicago, podría hacerle «despachar» fácilmente; pero aquí es imposible encontrar un pistolero.
-Aquí -dijo Poirot- creemos que todo ser humano tiene derecho a la vida.
Se oyó un golpe en la puerta y entró un camarero con las bandejas de la cena. Jane Wilkinson siguió discutiendo como si no hubiese nadie.
-Claro que yo no voy a pedirle que le mate.
-Merci, madame.
-Yo pensaba que usted podría ir a discutir hábilmente con él hasta meterle en el cerebro la idea del divorcio. Eso creo que lo lograría
usted.
-Me parece que exagera mi poder de persuasión, señora.
-No; y estoy segura de que usted hará algo -se inclinó ávidamente hacia adelante, con sus azules ojos muy abiertos- por mi felicidad, ¿verdad?
-Me gustaría poder hacer la felicidad de todo el mundo -dijo Poirot.
-Sí; pero yo no le pido que haga la de todo el mundo; yo sólo pienso en mí.
-Me parece que usted siempre ha pensado así -dijo Poirot, sonriendo.
-¿Me cree usted acaso egoísta?
-¡Oh!, no digo eso, señora.
-Si antes he hablado así es porque no quiero ser desgraciada. Lo único que quiero es que me conceda el divorcio o que se muera. En
realidad -dijo pensativamente-, sería mejor que se muriese; así me vería antes libre de él -miró a Poirot, como si esperase su asentimiento-. Querrá usted ayudarme, ¿verdad, monsieur Poirot? -se puso en pie y cogió su blanco abrigo. Se oían voces en el corredor. La puerta estaba entreabierta-. Si usted no quiere...
-Y si yo no quiero, ¿qué pasará? Se echó a reír.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-145  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados