Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La caja de bombones (Agatha Christie)

 

La caja de bombones (Agatha Christie)

Indice General | Volver

Página 1 de 13


LA CAJA DE BOMBONES
Agatha Christie


Era una noche tormentosa. En el exterior, el viento silbaba siniestramente y ráfagas de lluvia azotaban las ventanas.
Poirot y yo nos hallábamos sentados ante la chimenea, las piernas extendidas al amor del alegre fuego. Entre nosotros había una mesita; en mi lado descansaba un vaso de ponche caliente cuidadosamente dosificado; del lado de Poirot se veía una taza de chocolate espeso, que yo no hubiera bebido ni por cien libras. Poirot tomó un sorbo de aquella masa marrón contenida en la taza de porcelana rosada y exhaló un suspiro de satisfacción.
-Quelle belle vie! -murmuró.
-Sí, este viejo mundo es magnífico -asentí-. Yo, con un buen empleo, ¡y qué empleo! Y usted es famoso...
-¡Oh, mon ami! -protestó Poirot.
-Lo es. ¡Y con razón! Cuando pienso en su larga serie de éxitos, me quedo de veras maravillado. ¡No creo que sepa usted lo que es un fracaso!
-¡El que pudiera decir esto sería un bromista o un ejemplar fuera de serie!
-No, hablo en serio. ¿Ha fracasado alguna vez?
-Innumerables veces, amigo mío. ¿Qué se imaginaba? No se puede tener siempre la bonne chance. A veces he sido llamado demasiado tarde. Muy a menudo alguien, empeñado en alcanzar la misma meta, ha dado primero con la solución. Por dos veces caí enfermo cuando estaba a punto de alcanzar el éxito. Se tiene que apechugar con los malos momentos, amigo mío.
-No quería decir esto exactamente -repuse-. Me refería a si alguna vez ha fracasado por culpa suya.
-¡Ah, comprendo! ¿Me pregunta si alguna vez me he comportado como el «rey de los asnos como dicen ustedes por estas tierras? Una vez, amigo mío... -Una sonrisa lenta y meditativa se reflejó en su rostro-. Sí, una vez hice el ridículo.
Se irguió súbitamente en su butaca.
-Mire, amigo mío, sé que guarda un archivo de mis modestos éxitos. Podrá añadir una historia más a la colección: ¡la historia de un fracaso!
Se inclinó y echó un leño al fuego. Luego, tras haberse frotado las manos con el paño que colgaba de un clavo junto a la chimenea, se acomodó de nuevo y empezó su relato.
-Lo que le cuento -dijo monsieur Poirot- ocurrió en Bélgica hace muchos años. Fue en la época de la terrible lucha entre la Iglesia y el Gobierno francés. El señor Paul Déroulard era un brillante diputado francés.


< Anterior |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2012 Acanomas Networks. Todos los derechos reservados