Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El tercer piso (Agatha Christie)

 

El tercer piso (Agatha Christie) - pág.10

Indice General | Volver

Página 10 de 14



Poirot alisó el papel y pudo leer estas palabras escritas a máquina y con letras mayúsculas:

«Iré a verla esta tarde a las siete y media. - J. F.»

-Un documento muy comprometedor para dejarlo olvidado -dijo el inspector-. Tal vez pensara que ella lo habría destruido, porque tenemos pruebas de que el asesino es muy cuidadoso. Encontramos debajo del cadáver la pistola con que cometió el crimen... y tampoco tenía huellas digitales: la habían limpiado cuidadosamente con un pañuelo de seda.
-¿Cómo sabe que fue con un pañuelo de seda? -preguntó Poirot.
-Porque lo encontramos -repuso el inspector triunfante-. A última hora, cuando el asesino corrió las cortinas, debió caérsele inadvertidamente.
Y le tendió un gran pañuelo blanco de seda de muy buena calidad. No fue preciso que le indicase el nombre bordado en el centro con seis letras claras y muy legibles.
-John Fraser.
-Eso es -repuso el inspector-. John Fraser... J. F. las iniciales de la nota. Conocemos el nombre de la persona que hemos de buscar, y me atrevo a asegurar que si averiguamos algunas cosas sobre la difunta, y salen a relucir algunas de sus amistades, no tardaremos en estar sobre la pista.
-Me pregunto... -dijo Poirot-. No, mon cher, creo que no va a ser tan fácil encontrar a su John Fraser. Es un hombre extraño..., cuidadoso, puesto que marca sus pañuelos y limpia la pistola con que ha cometido el crimen... y al mismo tiempo descuidado, ya que pierde su pañuelo y no recoge una comprometedora carta que puede acusarle.
-Se pondría nervioso con las prisas -dijo el inspector.
-Es posible -repuso Poirot-. Sí; es posible. Y, ¿no le vieron entrar en el edificio?
-A esa hora entra y sale toda clase de gente. Estas casas son muy grandes. Supongo que ninguno de ustedes -se dirigió a los cuatro jóvenes- le verían salir del piso.
Pat negó con la cabeza.
-Salimos antes..., a eso de las siete.
-Ya. -El inspector se puso en pie y Poirot le acompañó hasta la puerta.
-Como un pequeño favor... ¿podría examinar el piso de abajo?
-Desde luego, señor Poirot. Conozco la opinión que tienen de usted en jefatura. Le daré una llave. Tengo dos. No hay nadie. La doncella se ha ido a casa de unos parientes, pues estaba demasiado asustada para quedarse sola.
-Gracias.
Poirot regresó pensativo a la sala de Pat.
-¿No está usted satisfecho, señor Poirot? -preguntó Jimmy.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados