Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El tercer piso (Agatha Christie)

 

El tercer piso (Agatha Christie) - pág.7

Indice General | Volver

Página 7 de 14


Mientras tanto, yo iré al piso de abajo.
Pat le acompañó y encontraron a Jimmy montando guardia. La muchacha le explicó quién era Poirot, y Jimmy puso al corriente de sus aventuras al detective, quién le escuchaba con toda atención.
-¿Dice usted que la puerta del montacargas estaba abierta? Entraron en la cocina, pero la luz no se encendió.
Y mientras hablaba dirigióse a la cocina y accionó el interruptor.
-Tien! Voilá ce qui est curieux! -dijo al encenderse la luz de la pieza-. Ahora funciona perfectamente. Me pregunto...
Se llevó un dedo a los labios y escuchó. Un ligero rumor rompía el silencio..., el ruido inconfundible de un sonoro ronquido.
-¡Ah! -exclamó Poirot-. La chambre de domestique.
Y cruzando la cocina de puntillas y la reducida despensa, abrió la puerta de un cuartito y encendió la luz. Aquella habitación era una especie de perrera destinada por el constructor del piso, para acomodar a un ser humano. Estaba casi totalmente ocupada por una cama en la que dormía, con la boca abierta y roncando apaciblemente, una joven de mejillas sonrosadas.
Poirot apagó la luz antes de retirarse.
-No se ha despertado -dijo-. Dejémosla dormir hasta que llegue la policía.
Volvieron a la salita, donde Donovan rápidamente unióse a ellos.
-La policía llegará en seguida -les notificó-. No debemos tocar nada.
Poirot asintió.
-No tocaremos nada, sólo miraremos.
Dirigióse a la otra habitación. Mildred había bajado con Donovan y los cuatro jóvenes se quedaron en la puerta mirando a Poirot con gran interés.
-Lo que no entiendo es esto -dijo Donovan-. Yo no me acerqué a la ventana... de modo que, ¿cómo es posible que me manchara la mano de sangre?
-Mi joven amigo, la respuesta salta a la vista. ¿De qué color es el tapete de la mesa? Rojo, ¿verdad?, y no hay duda de que usted apoyaría la mano encima.
-Sí, es cierto. ¿Es eso...? -se interrumpió.
Poirot asintió inclinándose sobre la mesa e indicando con su mano una mancha oscura.
-Aquí fue donde se cometió el crimen -dijo-. Luego trasladaron el cadáver.
Después irguiéndose miró lentamente a su alrededor. No se movía ni tocaba nada, pero, sin embargo, los cuatro que lo observaban sintieron como si cada objeto de aquel lugar comunicara su cerebro a su mirada perspicaz.
Hércules Poirot asintió con la cabeza como si se sintiera satisfecho, y dejó escapar un ligero suspiro.
-Ya comprendo -dijo


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados