Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El pudding de navidad (Agatha Christie)

 

El pudding de navidad (Agatha Christie) - pág.30

Indice General | Volver

Página 30 de 38



-Tómele el pulso -le ordenó Poirot.
Desmond Lee-Wortley se inclinó. Tocó el brazo, la muñeca.
-No tiene pulso... -se quedó mirando a Poirot-. El brazo está rígido. ¡Dios santo, está muerta de verdad! ¡Está muerta!
Poirot asintió con un movimiento de cabeza.
-Sí, está muerta -dijo-. Alguien ha convertido la comedia en tragedia.
-Alguien..., ¿quién?
-Hay una serie de pisadas que se acercan aquí y luego se alejan. Una serie de pisadas que se parecen muchísimo a las pisadas que acaba usted de hacer, señor Lee-Wortley, al venir desde el camino.
Desmond Lee-Wortley giró en redondo.
-¿Qué diablos...? ¿Está usted acusándome a mí? ¿A mí? ¡Está usted loco! ¿Por qué diablos iba yo a querer matar a la chica?
-Ah... ¿por qué? No lo sé... Vamos a ver.
Se inclinó, muy suavemente, apartó los dedos contraídos de la chica. Desmond contuvo el aliento. En sus ojos había una expresión de incredulidad. En la palma de la mano de la muerta había algo que parecía un gran rubí.
-¡Es aquella maldita cosa que estaba en el pudding! -gritó.
-¿Sí? -dijo Poirot-. ¿Está usted seguro?
-Claro que lo estoy.
Con un movimiento rápido, Desmond se inclinó y arrancó la piedra roja de la mano de Bridget.
-No debía haber hecho eso -dijo Poirot en tono de reproche-. Tenía que dejarse todo como estaba.
-No he tocado el cadáver. Pero esto podía... podía perderse y es una prueba. Lo que hay que hacer es avisar a la policía lo antes posible. Voy en seguida a telefonear.
Giró en redondo y corrió en dirección a la casa. Sarah acudió vivamente al lado de Poirot.
-No comprendo-susurró-. ¿Qué quería usted decir con... con eso de las pisadas?
-Véalo usted por sí misma, mademoiselle.
Las pisadas que se acercaban y se alejaban del cadáver eran iguales a las que Lee-Wortley acababa de hacer.
-¿Quiere usted decir... que fue Desmond? ¡Es absurdo!
De pronto, a través del aire puro llegó el ruido de un coche. Se volvieron y vieron que un coche bajaba la avenida a velocidad vertiginosa. Sarah reconoció el coche.
-Es Desmond -dijo-. Es el coche de Desmond. Debe... debe haber ido a buscar a la policía en lugar de telefonear.
Diana Middleton salió corriendo de la casa y se reunió con ellos.
-¿Qué ha pasado? -exclamó jadeante--. Desmond entró corriendo en la casa. Dijo no sé qué de que habían asesinado a Bridget y luego quiso llamar por teléfono, pero estaba estropeado.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados