Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El pudding de navidad (Agatha Christie)

 

El pudding de navidad (Agatha Christie) - pág.20

Indice General | Volver

Página 20 de 38


Al verlo frente a ella, sano y salvo, la señora Lacey lanzó un suspiro de alivio. Fueron pasándole rápidamente los platos, con las llamas lamiendo todavía las porciones de pudding.
-Pida algo, monsieur Poirot -exclamó Bridget- Pida algo antes de que la llama se apague. ¡Corre, abuelito, corre!
La señora Lacey se echó hacia atrás, lanzando un suspiro de satisfacción. La Operación Pudding había resultado un éxito. Delante de cada comensal había una ración rodeada de llamas. Se produjo un breve silencio alrededor de la mesa, mientras todo el mundo hacía su petición.
Nadie pudo observar la expresión extraña del rostro de monsieur Poirot, mientras miraba la ración de pudding de su plato. «No coma nada del pudding de ciruela.» ¿Qué podría querer decir aquella advertencia siniestra? ¡No podía haber ninguna diferencia entre su ración de pudding y la de cualquier otro! Suspirando, tuvo que reconocer que estaba desconcertado; y a Hércules Poirot nunca le gustaba reconocer que estaba desconcertado. Cogió la cuchara y el tenedor.
-¿Un poco de salsa de mantequilla, monsieur Poirot?
Poirot se sirvió salsa de mantequilla, mostrando su aprobación.
-Has cogido otra vez mi mejor coñac, ¿verdad, Em? -dijo el coronel de buen humor desde el otro extremo de la mesa.
La señora Lacey le sonrió.
-La señora Ross insiste en usar el mejor coñac, querido -dijo-. Dice que en eso consiste todo lo notable del plato.
-Bueno, bueno -dijo el coronel Lacey-. Sólo es Navidad una vez al año y la señora Ross es una excelente cocinera.
-Ya lo creo que lo es -dijo Colin-. Menudo pudding de ciruelas. ¡Ummm!
Se metió en la boca un gran bocado.
Suavemente, casi con cautela, Poirot atacó su ración de pudding. Comió un bocado. Estaba delicioso! Probó otro bocado. En su plato había un objeto brillante. Investigó con un tenedor. Bridget, sentada a su izquierda, acudió en su ayuda.
-Tiene usted algo, monsieur Poirot -dijo-. ¿Qué será?
Poirot apartó las pasas que rodeaban un pequeño objeto de plata.
-¡Ah! -dijo Bridget-. ¡Es el botón de soltero! ¡Monsieur Poirot tiene el botón de soltero!
Poirot sumergió el pequeño botón de plata en el agua que tenía en su plato para enjugarse las manos y le quitó las migas de pudding.
-Es muy bonito -observó.
-Eso significa que se va a quedar soltero, monsieur Poirot -explicó.
-Eso es de suponer -repuso Poirot con gravedad-. Llevo muchísimos años de soltero y es improbable que vaya a cambiar ahora de estado.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados