Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El pudding de navidad (Agatha Christie)

 

El pudding de navidad (Agatha Christie) - pág.15

Indice General | Volver

Página 15 de 38



-Bueno, ya veremos. De todos modos a ti no te interesa, ¿verdad, hijita?
-¡No, qué me va a interesar! -respondió Sarah muy rápidamente. Y añadió con precipitación-: Te gusta Desmond, ¿verdad que sí, Em?
-Es un muchacho de lo más agradable.
-Al abuelo no le gusta.
-Bueno, eso era de esperar, ¿no te parece? -dijo la señora Lacey, con sentido común-, pero creo que llegará a ceder, cuando se haga a la idea. Sarah, hijita, no debes apresurarle. Los viejos somos muy lentos en cambiar de manera de pensar y tu abuelo es muy testarudo.
-No me importa lo que el abuelo piense o diga -afirmó Sarah-. ¡Me casaré con Desmond, cuando me parezca!
-Ya lo sé, hijita, ya lo sé. Pero procura ser realista. Tu abuelo puede dar mucha guerra. Todavía no eres mayor de edad. Dentro de un año puedes hacer lo que se te antoje. Espero que Horace cederá mucho antes de ese tiempo.
-Tú estás de mi parte, ¿verdad, abuela? -dijo Sarah.
Rodeó con sus brazos el cuello de la señora Lacey y le dio un beso cariñoso.
-Quiero que seas feliz -dijo la abuela-. Ahí está tu amigo con el coche. ¿Sabes que me gustan esos pantalones tan estrechos que llevan estos chicos modernos? Resultan tan elegantes..., lo malo es que su estrechez hace que se noten más las piernas torcidas.
Sí, pensó Sarah. Desmond tenía las piernas torcidas. Nunca se había fijado hasta aquel momento...
-Anda, hijita; diviértete -dijo la señora Lacey.
Se quedó observándola mientras se dirigía al coche. Luego, recordando a su invitado extranjero, se encaminó a la biblioteca. Al llegar a la biblioteca vio a Hércules Poirot echando una agradable siestecita y, sonriéndose, cruzó el vestíbulo y entró en la cocina a conferenciar con la señora Ross.


-Vamos, preciosa -dijo Desmond-. ¿Qué, tu familia se ha puesto de malas porque vas a una cervecería? Llevan muchos años de retraso.
-No han hecho ningún aspaviento -replicó Sarah vivamente, entrando en el coche.
-¿A qué viene eso de invitar a ese tipo extranjero? Es detective, ¿verdad? ¿Qué falta hace aquí un detective?
-Pero si no está aquí profesionalmente... -dijo Sarah-. Edwina Morecombe, mi madrina, nos pidió que le invitáramos. Creo que hace mucho que se ha retirado de la profesión.
-Parece tan pasado de moda como un penco de simón.
-Quería ver unas Navidades inglesas a la antigua, creo -explicó Sarah, vagamente.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados