Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El pudding de navidad (Agatha Christie)

 

El pudding de navidad (Agatha Christie) - pág.7

Indice General | Volver

Página 7 de 38


¡Ya sé, ya sé! Edwina Morecombe quería que lo invitáramos. Me gustaría saber qué tiene esto que ver con ella. ¿Por qué no le invita ella a pasar las Navidades en su casa?
-Porque sabes muy bien que Edwina va siempre al Claridge -había dicho la señora Lacey. Su marido le había dirigido una mirada suspicaz.
-No estarás tramando algo, ¿verdad, Em? -preguntó.
-¿Tramando algo? -Em le miró abriendo mucho sus ojos de un azul intenso-. ¡Qué cosas dices! ¿Qué quieres que esté tramando?
El anciano coronel Lacey se rió, con una risa profunda y retumbante.
-Te creo muy capaz, Em -dijo-. Cuando pones esa expresión tan inocente es que estás tramando algo.


Dando vueltas a estas cosas en su cabeza, la señora Lacey se dirigió de nuevo a Poirot.
-Edwina dijo que quizá pudiera usted ayudarnos... La verdad es que no veo cómo va a poder hacerlo, pero dijo que unos amigos suyos habían encontrado en usted una gran ayuda en un... en un caso parecido al nuestro. Es... a lo mejor no sabe usted de qué estoy hablando.
Poirot la alentó con la mirada. La señora Lacey se acercaba a los setenta. Su figura aún era esbelta y tenía el cabello blanquísimo, mejillas rosadas, ojos azules, una nariz ridícula y una barbilla voluntariosa.
-Si en algo puede ayudar, sería para mí un gran placer el hacerlo -dijo Poirot-. Tengo entendido que se trata de una joven que se ha enamorado locamente de un hombre que no le conviene en absoluto.
La señora Lacey hizo un movimiento de cabeza afirmativo.
-Sí. Me resulta rarísimo el... bueno, el hablar con usted de esto. Después de todo, usted es completamente un desconocido para nosotros...
-Y soy extranjero -añadió Poirot, en actitud comprensiva.
-Sí, pero puede que eso haga que, en cierto modo, resulte más fácil. Bueno, el caso es que Edwina cree que es posible que sepa usted algo...., ¿cómo diría yo?, algo útil acerca de ese joven Desmond Lee-Wortley.
Poirot se paró un momento a admirar la habilidad del señor Jesmond y la facilidad con que se había servido de lady Morecombe para conseguir sus fines.
-Ese joven, según tengo entendido, no goza de muy buena reputación -empezó con cuidado.
-¡No, desde luego que no! ¡Tiene una fama espantosa! Pero eso no supone nada para Sarah. Nunca sirve de nada el decirles a las muchachas que los hombres tienen mala fama, ¿no cree? Sólo sirve para incitarles más.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados