Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El misterio del jarrón azul (Agatha Christie)

 

El misterio del jarrón azul (Agatha Christie) - pág.7

Indice General | Volver

Página 7 de 16


Cuando se recobró estaba tendido en el césped y Lavington inclinado sobre él.
-Vaya, calma, calma.
-¿Qué me ha pasado?
-Que se desmayó usted, jovencito... o por lo menos estuvo muy cerca de ello.
-¡Dios mío! -exclamó Jack con un gemido.
-¿Qué le ocurre? ¿Tiene alguna preocupación?
-Se lo explicaré todo dentro de unos instantes, pero primero quisiera preguntarle una cosa.
El doctor encendió su pipa acomodándose en su banco.
-Pregunte lo que quiera -dijo.
-Usted me ha estado observando estos últimos días. ¿Por qué?
Lavington parpadeó:
-Ésa es una pregunta bastante delicada. Un gato puede mirar a un rey, ya sabe...
-No disimule. Estoy muy nervioso. ¿Por qué me observaba? Tengo una razón de peso para preguntárselo.
Lavington se puso serio.
-Le contestaré con toda sinceridad. Reconocí en usted todos los síntomas de un hombre acuciado por una fuerte tensión, y me intrigó cuál podría ser.
-Eso puedo decírselo fácilmente -dijo Jack con amargura-. Me estoy volviendo loco.
Se detuvo con gesto dramático, pero su declaración no pareció despertar el interés y la consternación que esperaba y la repitió.
-Le digo que me estoy volviendo loco.
-Muy curioso -murmuró Lavington-. Sí, muy curioso.
Jack se indignó.
-Supongo que a usted debe parecérselo. Ustedes los médicos están encallecidos.
-Vamos, vamos, amigo mío, habla usted por hablar. Para empezar, aunque tengo el título de médico, yo no practico la medicina. Estrictamente hablando, no soy médico... de los que curan el cuerpo quiero decir.
Jack le miró de hito en hito.
-¿Se dedica a enfermedades mentales?
-Sí, en cierto sentido, pero más bien soy médico del espíritu.
-¡Oh!
-Percibo cierto menosprecio en su tono, y no obstante hemos de emplear alguna palabra para designar al principio activo que puede separarse y existe independientemente de su albergue carnal: el cuerpo. Tiene usted que admitir la existencia del alma, jovencito; no es un término religioso inventado por el clero. Pero le llamaremos consciente, o el yo inconsciente, o como más le parezca. Usted se ha ofendido por mi tono no hace mucho, pero puedo asegurarle que me pareció muy curioso que un joven tan normal y equilibrado como usted sufriera el engaño de creer que estaba perdiendo la razón.
-Estoy perdiéndola, esto es lo cierto. Estoy completamente loco.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados