Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El misterio del jarrón azul (Agatha Christie)

 

El misterio del jarrón azul (Agatha Christie) - pág.2

Indice General | Volver

Página 2 de 16



En el jardín había una muchacha y por un momento Jack supuso que habría sido la que gritaba en demanda de auxilio.
Mas no tardó en cambiar de opinión.
La joven llevaba una cestita en la mano casi llena de malas hierbas que al parecer había estado arrancando de un amplio parterre de pensamientos.
Jack observó que sus ojos eran también dos pensamientos, suaves, oscuros y aterciopelados, y más violeta que azules. Y parecía toda ella una flor con su vestido de algodón rojo.
La joven le miraba entre contrariada y sorprendida.
-Perdóneme -le dijo Jack-. Pero, ¿no acaba de oír un grito?
-¿Yo? No.
Su sorpresa parecía tan verdadera que Jack sintióse confundido. Su voz era dulce y bonita, con un ligerísimo acento extranjero.
-Pero tiene usted que haberlo oído -exclamó-. Sonó muy cerca de aquí.
-Yo no he oído nada -replicó la muchacha con los ojos muy abiertos.
Jack fue ahora el sorprendido. Era increíble que no hubiese oído aquella desesperada llamada de auxilio, y sin embargo, su calma era tan evidente que no pudo creer que le mintiera.
-Se oyó muy cerca de aquí-insistió.
Ahora ella le miró con recelo.
-¿Y qué es lo que han gritado? -preguntó.
-¡Asesino! ¡Socorro! ¡Asesino!
-Asesino... socorro, asesino -repitió la joven-. Alguien debe haberle gastado una broma, monsieur, ¿quién podría ser asesinado aquí?
Jack miró confundido a su alrededor esperando ver un cadáver por el jardín. Nada. Y sin embargo, estaba completamente seguro de que el grito fue real y no un producto de su imaginación. Miró hacia las ventanas de la casita. Todo parecía tranquilo y en paz.
-¿Quiere usted registrar nuestra casa? -preguntó la jovencita en tono seco.
Se mostraba tan escéptica, que la confusión de Jack fue en aumento, y se dispuso a marchar.
-Lo siento -dijo-. Debe haber sido en el bosque.
Y quitándose la gorra se alejó y al volverse para mirar por encima de su hombro, vio que la joven había vuelto a reemprender tranquilamente su tarea.
Durante algún tiempo vagó por los bosques, sin poder encontrar el menor rastro de que hubiera ocurrido algo anormal. No obstante, estaba más seguro que nunca de haber oído aquel grito. Al final, abandonando la búsqueda, regresó apresuradamente al hotel para desayunar y coger el tren de las ocho cuarenta y seis con el margen acostumbrado de un par de segundos.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados