Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El club de los martes (Agatha Christie)

 

El club de los martes (Agatha Christie) - pág.2

Indice General | Volver

Página 2 de 10



-No es eso lo que he querido decir. No hablaba de filosofía -dijo-. Pensaba sólo en hechos meramente prosaicos, cosas que han sucedido y que nadie ha sabido explicar.
-Sé a qué te refieres, querido -contestó miss Marple-. Por ejemplo, miss Carruthers tuvo una experiencia muy extraña ayer por la mañana. Compró medio kilo de camarones en la tienda de Elliot. Luego fue a un par de tiendas más y, cuando llegó a su casa, descubrió que no tenía los camarones. Volvió a los dos establecimientos que había visitado antes, pero los camarones habían desaparecido. A mí eso me parece muy curioso.
-Una historia bien extraña -dijo sir Henry en tono grave.
-Claro que hay toda clase de posibles explicaciones
-replicó miss Marple con las mejillas sonrojadas por la excitación-. Por ejemplo, cualquiera pudo...
-Mi querida tía -la interrumpió Raymond West con cierto regocijo-, no me refiero a esa clase de incidentes pueblerinos. Pensaba en crímenes y desapariciones, en esa clase de cosas de las que podría hablarnos largo y tendido sir Henry si quisiera.
-Pero yo nunca hablo de mi trabajo -respondió sir Henry con modestia-. No, nunca hablo de mi trabajo.
Sir Henry Clithering había sido hasta muy recientemente comisionado de Scotland Yard.
-Supongo que hay muchos crímenes y delitos que la policía nunca logra esclarecer -dijo Joyce Lempriére.
-Creo que es un hecho admitido -dijo Mr. Petherick.
-Me pregunto qué clase de cerebro puede enfrentarse con más éxito a un misterio -dijo Raymond West-. Siempre he pensado que el policía corriente debe tener el lastre de su falta de imaginación.
-Esa es la opinión de los profanos -replicó sir Henry con sequedad.
-Si realmente quiere una buena ayuda -dijo Joyce con una sonrisa-, para psicología e imaginación, acuda al escritor
Y dedicó una irónica inclinación de cabeza a Raymond, que permaneció serio.
-El arte de escribir nos proporciona una visión interior de la naturaleza humana -agregó en tono grave-. Y tal vez el escritor ve detalles que le pasarían por alto a una persona normal.
-Ya sé, querido -intervino miss Marple-, que tus libros son muy interesantes, pero, ¿tú crees que la gente es en realidad tan poco agradable como tú la pintas?
-Mi querida tía -contestó Raymond con amabilidad-, quédate con tus ideas y que no permita el cielo que yo las destroce en ningún sentido.
-Quiero decir -continuó miss Marple frunciendo un poco el entrecejo al contar los puntos de su labor- que a mí muchas personas no me parecen ni buenas ni malas, si no sencillamente muy tontas.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados