Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock)

 

Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock) - pág.31

Indice General | Volver

Página 31 de 32




La victoria le había arrebatado toda ecuanimidad, pues era la primera vez que un mortal vencía a un Señor del Caos.

Pero la armadura estaba vacía, aunque alguna vez hubiese lle, vado dentro un cuerpo, y Narihan había desaparecido.



Se hizo la calma a bordo de los barcos de Xerlerenes y sobre la ciudad de Tanelorn. Los guerreros que quedaban se reunieron en la plaza de la ciudad para celebrar la victoria.

Friagho, el capitán de Xerlerenes se acercó a Rackhir y encogiéndose de hombros le dijo:

-No hemos cogido lo que queríamos..., pero con esto nos conformamos. Gracias por la pesca, amigo.

-Gracias por vuestra ayuda -le dijo Rackhir con una sonrisa al tiempo que aferraba a Friagho por el hombro-. Nos habéis hecho un gran favor.

Friagho volvió a encogerse de hombros, y se dirigió a sus redes con el tridente dispuesto. De repente, Rackhir le gritó:

-¡No, Friagho! Ésa no, deja que me quede con el contenido de esa red.

Sorana, que seguía atrapada en la red, parecía inquieta, y como si hubiera preferido ser traspasada por el tridente de Friagho

-De acuerdo, Arquero Rojo, allá abajo hay muchos más -dijo Friagho y tiró de la red para soltar a Sorana.

Temblando, la muchacha se incorporó y miró a Rackhir con recelo.

RackhIr le sonrió y le ordenó:

-Ven aquí, Sorana.

La muchacha se acercó a él y se quedó mirando su huesuda cara de halcón con los ojos desmesuradamente abiertos. Rackhir lanzó una carcajada, la levantó en brazos y se la echó al hombro.

-¡Tanelorn está a salvo! -gritó-. ¡Aprenderás a amar su paz junto conmigo!

Dicho lo cual comenzó a bajar la escalera que los barqueros habían echado por encima de la borda.

Abajo le esperaba Lamsar que lo recibió con estas palabras:

-Y ahora me vuelvo a mi ermita.

-Te doy las gracias por tu ayuda -dijo Rackhir-. Sin ella, Tanelorn ya no existiría.

-Tanelorn existirá mientras existan los hombres -dijo el ermitaño-.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados