Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock)

 

Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock) - pág.25

Indice General | Volver

Página 25 de 32


Sin desmontar, Rackhir tensó el arco.

-¿Cómo han podido enterarse tan pronto de nuestra presencia ? -inquirió Timeras.

-Sorana -puso Rackhir, sin dejar de preparar su arco-, debió de advertir a los Señores del Caos, y ellos han enviado a estos horribles pájaros.

Cuando la primera de estas aves se abalanzó sobre su presa, mostrando sus enormes garras, con el inmenso pico abierto, él le disparó una flecha al cuello, y el búho lanzó un chillido y se elevó en el aire. De su arco arrullador salieron muchas flechas que dieron en el blanco; Timeras había sacado su espada y se defendía de ellos, agachándose cuando los búhos bajaban en picado.



Lamsar observaba la batalla sin tomar parte en ella, parecía pensativo en un momento en que debía reaccionar.

-Si en este mundo dominan los espíritus del aire -dijo-, entonces no les gustará nada encontrarse con una fuerza más poderosa de otros espíritus. -Y mientras esto decía, se devanaba los sesos tratando de recordar un encantamiento.

A Rackhir sólo le quedaban dos flechas en el carcaj cuando por fin lograron ahuyentar a los búhos. Era evidente que los pájaros no habían sido utilizados nunca contra presas que se defendieran, y por eso, no habían luchado con demasiado lucimiento a pesar de su superioridad numérica.

-Nos esperan más peligros -dijo Rackhir un tanto teiribloroso-, pues los Señores del Caos utilizarán otros medios para detenernos. ¿A qué distancia se encuentra Xerlerenes?

-No muy lejos -repuso Timeras-, pero el camino es difícil.

Continuaron cabalgando seguidos de Lamsar, que iba sumido en sus pensamientos.

Picaron espuelas obligando a sus caballos a subir por un empinado sendero de montaña; abajo quedaba un profundísimo prec picio. Rackhir, a quien no le hacían demasiada gracia las alturas, se mantuvo lo más pegado posible a la ladera de la montaña. De haber tenido dioses a los cuales rogar, les habría implorado ayuda.



Los enormes peces se acercaron a ellos volando, o nadando, cuando doblaron una curva. Eran semiluminosos, grandes como tiburones pero con aletas más amplias que utilizaban para planear en el aire como si fueran rayas.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados