Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock)

 

Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock) - pág.23

Indice General | Volver

Página 23 de 32


.. También puede cambiar de forma y lleva dentro de sí un gran odio hacia el Caos, pues el Caos fue quien la alimentó y la abandonó sin una forma propia.

-En Himerschal hay cuatro hermanos dotados de poderes mágicos -dijo el segundo Señor, para ser interrumpido por el primero.

-Esa magia no les sirve si abandonan su dimensión -dijo-. Sin embargo, había pensado en revivir al Mago Azul.

-Es demasiado peligroso. Además, está fuera de nuestros poderes -dijo su compañero.

Continuaron discutiendo durante un rato; Rackhir y Lamsar esperaban en silencio.

Al cabo de un tiempo, el portavoz dijo:

-Hemos decidido que los barqueros de Xerlerenes son quizá los mejores equipados para ayudaros en la defensa de Tanelorn. Debéis ir a las montañas de Xerlerenes y encontrar allí su lago.

-Un lago -dijo Lamsar-, en una cadena de montañas. Ya.

-No -dijo el Señor Gris-, su lago se encuentra encima de las montañas. Buscaremos a alguien que os acompañe. Quiza los barqueros puedan ayudaros.

-¿No podéis garantizarnos nada más?

-No, nada más..., no es nuestra misión entrometernos. Ellos son quienes han de decidir si desean ayudaros o no.

-Ya -dijo Rackhir-, gracias.

¿Cuánto tiempo había transcurrido desde que se marchara de Tanelorn? ¿Cuánto faltaba para que el ejército de pordioseros de Narihan llegara a la ciudad? ¿Acaso habría llegado ya?

De pronto tuvo una idea. Buscó a Sorana, pero la muchacha había abandonado la tienda.

-¿Dónde se encuentra Xerlerenes? -inquirió Lamsar.

-No está en nuestro reino -repuso uno de los Señores Grises-, acompañadme, os buscaremos un guía.

Sorana pronunció las palabras necesarias que la llevaron de inmediato al medio mundo azul con el que tan familiarizada estaba. En él no había más colores, sólo las infinitas tonalidades del azul. Allí esperó hasta que Eequor se percató de su presencia. En aquella eternidad, no supo precisar cuánto tiempo había esperado.



La horda de pordioseros se detuvo disciplinada y lentamente al recibir una señal de su jefe. Del yelmo que estaba siempre cerrado salió una voz hueca.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados