Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock)

 

Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock) - pág.18

Indice General | Volver

Página 18 de 32




No cabía duda de que aquélla era la Montaña de la Severidad y de que no lejos de allí se extendía un océano tranquilo. Entraron por la abertura y se encontraron con un delicado paisaje. Habían logrado trasponer el último portal y se encontraban ya en el Dominio de los Señores Grises.



Vieron árboles que parecían telarañas inmóviles.

Aquí y allá había estanques azules poco profundos, con espejos de agua y graciosas rocas que surgían dentro de ellos y alrededor de sus orillas. A lo lejos, las suaves colinas se fundían en un horizonte amarillo pastel, teñido de rojo, naranja y azul.

Se sintieron grandes, torpes, como voluminosos gigantes, al pisar la hierba fina y corta. Tuvieron la sensación de estar destruyendo la santidad de aquel lugar.

Entonces vieron que una muchacha caminaba hacia ellos.

Se detuvo cuando se fueron acercando a ella. Vestía unas túnicas negras cuyos pliegues volaban a su alrededor como agitados por el viento, pero no había viento. La muchacha tenía el rostro pálido y afilado, y unos ojos negros, enormes y enigmáticos. De su largo cuello pendía una joya.

-Sorana -dijo Rackhir con voz apagada-, estabas muerta.

-Desaparecida -dijo ella-. Y vine a parar aquí. Me avisaron que llegarías y decidí venir a tu encuentro.

-Pero éste es el Domino de los Señores Grises..., y tú sirves al Caos.

-Es verdad... pero el Tribunal de los Señores Grises acoge a muchos, vengan de la Ley, del Caos o de donde sea. Acompáñame, te llevaré hasta allí.

Asombrado, Rackhir dejó que los condujera por el extraño terreno, y Lamsar fue tras él.

En otros tiempos, Sorana y Rackhir habían sido amantes en Yeshpotoom-Kahlai, la Fortaleza Impía, donde el mal florecía y era hermoso. Sorana, hechicera y aventurera, carecía de conciencia, pero sentía un gran aprecio por el Arquero Rojo, pues éste había llegado una noche a Yeshpotoom-Kahlal, cubierto de sangre, después de haber sobrevivido a un extraño combate entre los Caballeros de Tumbru y los Bandoleros de Loheb Bakra. Habían transcurrido siete años desde entonces, y él la había oído gritar cuando los Asesinos Azules habían entrado sigilosamente en la Fortaleza Impía, dispuestos a asesinar a los hacedores del mal.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados