Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock)

 

Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock) - pág.17

Indice General | Volver

Página 17 de 32




-No hay ningún portal.

-Si lo hubiera, ¿dónde lo encontraríamos? -Insistió Rackhir.

-Si ese portal existiera, que no existe, habría estado en el interior de la montaña, cerca de lo que antes se llamaba el mar de la Paz.

-¿Dónde estaba eso? -preguntó Rackhir, consciente de la difícil situación en la que se encontraban. No había allí hitos, ni sol, ni estrellas ... ni nada que les permitiera determinar el rumbo.

-Cerca de la Montaña de la Severidad.

-¿Por dónde se va? -inquirió Lamsar al hombre.

-Por allá fuera..., más allá.... en dirección a ninguna parte.

-Si tú consigues cuanto persigues, ¿adónde iremos a parar nosotros?

-A alguna parte distinta de la anterior. La verdad es que no puedo contestarte. Pero como en realidad no habéis existido nunca, por lo tanto, podéis continuar camino rumbo a la no realidad. Sólo yo soy real... y no existo.

-Así no vamos a ninguna parte -dijo Rackhlr con una sonrisa presuntuosa que se transformó en un gesto ceñudo.

-Sólo mi mente mantiene a raya la no realidad -dijo el hombre -, y he de concentrarme, de lo contrario todo volverá en tropel y tendré que volver a comenzar desde el principio. Al principio, era el todo..., el Caos. Yo no creé nada.

Resignado, Rackhir tensó su arco, colocó en él una flecha y apuntó al hombre de rostro ceñudo.

-¿Deseas no ser? -le preguntó.

-Ya te lo he dicho -repuso.

La flecha de Rackhir le atravesó el corazón; su cuerpo se desvaneció, se volvió sólido y cayó sobre la hierba, y de inmediato, se vieron rodeados de montañas, selvas y ríos. Se trataba de un mundo pacífico y ordenado, y Rackhir y Lamsar lo saborearon mientras continuaban viaje en busca de la Montaña de la Severidad. No parecía haber vida animal, y hablaron, asombrados, del hombre que se habían visto obligados a matar, hasta que, finalmente, llegaron a una enorme pirámide lisa que, aunque de origen natural, parecía haber sido tallada. Caminaron alrededor de su base hasta dar con una abertura.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados