Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock)

 

Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock) - pág.14

Indice General | Volver

Página 14 de 32




-Tanelorn fue la última de nuestras ciudades -dijo el Guardián-. Perdónanos por juzgaros... Pero la mayoría de los viajeros que pasan por este plano son exploradores intrépidos que carecen de un objetivo real, sólo viajan impulsados por excusas y razones imaginarias. Debéis de amar a Tanelorn para arriesgaros a afrontar los peligros de los portales.

-La amamos mucho -dijo Rackhir-, y os estoy agradecido por haberla construido.

-La construimos para nosotros, pero es bueno saber que otros la han utilizado bien..., y ella a ellos.

-¿Nos ayudaréis? -preguntó Rackhir-. ¿Por Tanelorn?

-No podemos.... no es legal. Y ahora, reponed energía y sed bienvenidos.

Los dos viajeros recibieron alimentos, a la vez blandos y crujientes, dulces y agrios, y bebidas que parecían entrarles por los poros de la piel al tragarlas. Y cuando hubieron comido y bebido, el Guardián les dijo:

-Hemos provocado la construcción de un camino. Seguidlo Y entrad en el mundo siguiente. Pero os advertimos que se trata del más peligroso de todos.

Y así emprendieron viaje por el camino cuya construcción habían provocado los Guardianes, y después de trasponer el cuarto portal, entraron en un reino espantoso: el Reino de la Ley.



En el cielo gris no había brillo ni movimiento alguno que estropeara su tonalidad.

Nada interrumpía la sombría llanura gris que se extendía Por todas partes, infinitamente. No había horizonte. Aquél era un desierto limpio y brillante. En el aire se notaba la presencia de algo pasado, de algo que había desaparecido dejando un aura leve de su paso.

-¿Qué peligros podría haber aquí -preguntó Rackhir echándose a temblar-, si aquí no hay nada?

-El peligro de la más desolada de las locuras -respondió Lamsar. La llanura gris se tragó sus voces-. Cuando la Tierra era muy joven -prosiguió Lamsar, y sus palabras se perdieron en la desolación-, las cosas eran así.... pero había mares, había mares. Y aquí no hay nada.

-Te equivocas -dijo Rackhir con una leve sonrisa-. Lo he pensado y aquí hay algo.... la Ley


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados