Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock)

 

Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock) - pág.9

Indice General | Volver

Página 9 de 32




Se abrieron paso entre aquel panorama floreciente a medida que hacía erupción y cambiaba a su alrededor. En un momento dado, vieron en el cielo una enorme figura alada, con una forma vagamente humana, que despedía un humo amarillo.

-Es Vezhan -anunció Lamsar-, ojalá no nos haya visto.

-¡Vezhan! -exclamó Rackhir en voz baja.... pues en otros tiempos era a él a quien le había sido fiel.

Avanzaron arrastrándose por aquella tierra inquietante, Sin saber adónde iban, ni a qué velocidad lo hacían.

Finalmente, llegaron a las orillas de un océano peculiar.

Se trataba de un océano gris, eterno, un océano misterioso que se extendía hasta el infinito Tras aquella llanura de agua ondulante no podía haber costas. Ni ti erras, ni ríos, ni bosques umbríos y frescos, ni hombres ni mujeres ni naves. Era un océano que no conducía a ninguna parte. Se bastaba a sí mismo.

Sobre aquel océano eterno pendía un sol ocre y deslustrado que proyectaba sobre las aguas unas sombras tristes de color negro y verde, con lo cual el paisaje adquiría todo el aspecto de estar encerrado en una enorme caverna, pues el cielo aparecía poblado de nubarrones negros y retorcidos. Y siempre presente estaba el rugir de las olas, la solitaria monotonía de las rompientes coronadas de espuma, el sonido que no presagiaba ni la muerte ni la vida, ni la guerra ni la paz, sino sólo la existencia y una discordia cambiante. Y ya no pudieron seguir avanzando.

-Esto me huele a muerte -dijo Rackhir temblando.

El mar rugía proyectando bien alto sus olas, su sonido aumentaba enfurecido retándolos a adentrarse en las aguas, incitándolos, ofreciéndoles nada más que el logro de la muerte.

-No es mi destino perecer del todo -dijo Lamsar.

Los dos echaron entonces a correr hacia el bosque, y sintieron que el mar lanzaba hacia ellos sus playas. Miraron por encima del hombro y advirtieron que no se había movido, que las olas parecían menos salvajes y el mar más calmo. Lamsar se encontraba un poco más rezagado que Rackhir.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados