Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock)

 

Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock) - pág.6

Indice General | Volver

Página 6 de 32




Transcurrieron varias horas y finalmente, Lamsar dijo:

-El portal está ahí fuera. Memoriza bien esto: Si X es igual al espíritu de la humanidad, entonces la combinación de los dos ha
de tener un poder doble, por lo tanto, el espíritu de la humanidad contiene siempre el poder de dominarse a si mismo.

-Extraña ecuación -dijo Rackhir.

-Es verdad, pero memorízala y medita su contenido, que luego nos pondremos en marcha.

-¿Acaso vendrás tú también?

-Creo que sí.

El ermitaño era viejo. Rackhir no quería que lo acompañase. Pero sabía que sus conocimientos podrían resultarle muy útiles,
de modo que aceptó sin protestar. Pensó en la ecuación y al hacerlo, notó que su mente brillaba y se difuminaba hasta hacerle
entrar en una especie de trance en el que sus fuerzas parecían mucho mayores, tanto las físicas como las mentales. El ermitaño
se puso en pie y Rackhir lo siguió. Salieron de la cueva y en lugar de encontrarse en el Desierto de los Suspiros, ante ellos se alzó
una nube iluminada por una luz azul y rielante; cuando la atravesaron, se encontraron en las estribaciones de una cadena montañosa no muy elevada, y más abajo, en un valle, vieron unas cuantas aldeas. Las aldeas estaban distribuidas de un modo extraño; las casas se encontraban colocadas en un amplio círculo alrededor de un enorme anfiteatro en cuyo centro había un estrado circular.

-Será interesante saber por qué estas aldeas están dispuestas de ese modo -dijo Lamsar cuando comenzaron a bajar hacia el
valle.

Cuando llegaron al valle y se acercaron a una de las aldeas, la gente salió a su encuentro bailando alegremente. Se detuvieron
delante de Rackhir y Lamsar y, saltando de pie en pie mientras los saludaba, el jefe del grupo les habló.

-Se nota que sois forasteros ... os damos la bienvenida y podéis disponer de todo lo que tenemos, comida, alojamiento y diversiones.

Los dos hombres le dieron las gracias y lo acompañaron a la aldea circular. El anfiteatro estaba hecho de barro y parecía haber sido cavado en el suelo a cuyo alrededor se elevaban las casas.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados