Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock)

 

Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock) - pág.2

Indice General | Volver

Página 2 de 32


Se cubría la cabeza con un casquete rojo, decorado con una pluma de halcón; vestía un coleto rojo muy ajustado y sujeto con un cinturón, calzones rojos y botas del mismo color. Daba la impresión de que toda su sangre hubiera teñido su vestimenta dejándolo a él exangüe. No obstante, se sentía feliz en Tanelorn, la ciudad que hacía feliz a todos los hombres como él; Rackhir tenía además la sensación de que allí moriría si es que los hombres morían en esa ciudad, pues no sabía si era así.


Un día, vio a Brut de Lashmar, noble corpulento, de rubia cabellera y mala fama, trasponer la puerta de la muralla de la ciudad
de la paz, montado en su caballo. El arnés plateado y los arreos de Brut aparecían sucios, llevaba la capa amarilla hecha jirones, y su
sombrero de ala ancha era un amasijo. Cuando hubo entrado en la plaza de la ciudad una pequeña multitud se arremolinó en
torno a él. Fue entonces cuando anunció las noticias que traía.

-Los pordioseros de Nadsokor avanzan a miles sobre nuestra Tanelorn -dijo-, y los conduce Narjhan del Caos.

Los hombres de Tanelorn eran todos soldados, buenos en su mayoría, y además, eran guerreros confiados, pero escasos de
número. Una horda de pordioseros, conducida por un ser como Narjahn, podía destruir Tanelorn.

-¿Hemos de abandonar Tanelorn, entonces? –inquirió Uroch de Nieva, un joven inútil y borrachín.

-Le debemos demasiado a esta ciudad como para abandonarla -dijo Rackhir-. Deberíamos defenderla.... por su bien y el
nuestro, porque jamás volverá a existir otra como ella.

Brut se inclinó hacia delante en la silla de montar y dijo:

- En principio, estoy de acuerdo contigo, Arquero Rojo. Pero los principios no bastan si no van acompañados de hecho,. ¿Cómo sugieres que defendamos del sitio y de los poderes del Caos a esta ciudad de murallas bajas?

-Necesitaremos ayuda -repuso Rackhir-, si fuera precisa de tipo sobrenatural.

-¿Crees que los Señores Grises nos ayudarían?

Zas, el Manco, era quien formulaba la pregunta. Se trataba de un viejo vagabundo raído que en cierta ocasión había logrado ganar un trono para perderlo después.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados