Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El misterio de la creación artística (Stefan Zweig)

 

El misterio de la creación artística (Stefan Zweig) - pág.30

Indice General | Volver

Página 30 de 83



El coche trae a su casa desde el Ritz al hombre agotado. En la estufa siempre caldeada, cuelgan sus ropas nocturnas y sus pecheras: hace mucho que no puede llevar sobre su cuerpo ropas frías. El mucamo lo envuelve, lo acuesta. Y allí, sobre un tablero, escribe la vasta red de su novela En busca del tiempo perdido. Se han llenado ya veinte cartapacios con es-bozos; las sillas y las mesitas alrededor de su lecho y el lecho mismo están cubiertos de blancas tarjetas y hojas. Y así escribe, escribe día y noche, todas las horas que está despierto, con la fiebre en la sangre, las manos que tiemblan de frío dentro de los guan-tes, y escribe, escribe, escribe.
A veces, le visita algún amigo y él lo interroga curioso acerca de todas las nonadas de la sociedad; aun extinguiéndose, sigue tanteando con todos los tentáculos de la curiosidad afuera, en el mundo perdido, el mundo mundano. Azuza de un lado a otro a sus amigos como perros de caza; tienen que informarle de este y de aquel escándalo, para que él conozca hasta lo insignificante de una u otra personalidad, y cuanto le aportan lo anota con nerviosa codicia. Y la fiebre roe cada vez más quemante en él. Cada vez más decae y pasa ese pobre jirón afiebrado de humanidad que es Marcel Proust, y cada vez más se ensancha y crece la obra grandiosamente planeada, la novela o, más bien, la serie de novelas En busca del tiempo perdido.
La obra está comenzada ya en 1905; en 1912 la considera terminada. Por su extensión parece abarcar tres gruesos tomos (fueron luego no menos de diez, por las ampliaciones durante la impresión). Ahora, sin embargo, le preocupa el problema de la publicación. Marcel Proust, cuarentón, es totalmente desconocido; no, menos aun que desconocido, es decir, tiene, en sentido literario, mala fama: Marcel Proust es el snob de los salones, el escritorzuelo mundano de quien de vez en cuando aparecen en el "Figaro" anécdotas sociales (además, el público que siempre lee mal, en lugar de Marcel Proust leyó invariablemente Marcel Prevost). No se puede esperar nada bueno de él. No puede contar, pues, con las vías directas. Por eso sus amigos tratan de facilitar la publicación por los conductos sociales. Un encumbrado aristócrata invita a André Gide, director de la Nouvelle Revue Française, y le entrega el original.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-83  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados