Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El misterio de la creación artística (Stefan Zweig)

 

El misterio de la creación artística (Stefan Zweig) - pág.26

Indice General | Volver

Página 26 de 83


Desde los nueve años, casi todo queda vedado para él: los viajes, los juegos agitados, el movimiento, el entusiasmo, todo lo que se llama infancia. Así se torna muy temprano observador, sensitivo, delicado de nervios, fácilmente irritable, un ser de increíble excitabilidad nerviosa y sensorial. Ama apasionadamente el paisaje, pero sólo rara vez puede contemplarlo y nunca en la primavera: el fino polvillo del polen, el bochorno y la fecundidad de la naturaleza punzan demasiado dolorosamente los órganos inflamables. Ama apasionadamente las flores, pero no puede acercarse a ellas. Hasta cuando un amigo entra en su habitación con un clavel en el ojal, tiene que pedirle que se deshaga de él, y una visita a un salón donde haya ramos, lo obliga a guardar cama varios días. Y por eso, algunas veces, pasea en coche cerrado, para mirar por los vidrios de las ventanillas los colores amados, las corolas que respiran. Y busca libros, libros y más libros, para leer cosas de viajes, de tierras que nunca alcanzará. Cierto día llega hasta Venecia, un par de veces ve el mar; pero cada viaje le cuesta demasiadas energías. Y así se encierra casi totalmente en París.
Tanto más delicada se torna en él la percepción de todo lo humano. El cambio de tono de un diálogo, una horquilla en el cabello de una mujer, la manera en que alguien se sienta ante una mesa y se levanta de ella, todos los adornos más finos de la existencia social se aferran con incomparable firmeza en su memoria. El pormenor más minucioso atrapa su ojo, siempre alerta entre dos parpadeos; todas las ligaduras, las vueltas, los serpenteos y las pausas de una conversación quedan en su oído inalterables, con todas sus oscilaciones. Y así, más tarde, puede fijar de una vez en su novela la conversación del conde Norpois a través de ciento cincuenta páginas, y allí no falta un solo respiro, un solo movimiento casual, una sola vacilación, una transición sola; sus ojos están despiertos, y se mueven por todos los demás órganos agotados.
En un principio, los padres lo destinaron al estudio y a la diplomacia, pero todos los proyectos fracasaron a causa de su débil salud. Al fin, no hay apremios, sus padres son ricos, su madre lo adora...; así disipa el joven sus años en sociedades y salones, lleva hasta los treinta y cinco años, en realidad, la más ridícula, la más insulsa, la más insensata existencia de holgazán que haya vivido nunca un gran artista; se agita como un snob en todas las instituciones de los ricos ociosos que forman la llamada buena sociedad; está en todas partes y en todas es bien recibido.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-83  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados