Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El misterio de la creación artística (Stefan Zweig)

 

El misterio de la creación artística (Stefan Zweig) - pág.21

Indice General | Volver

Página 21 de 83


Alrededor de él se oscurecieron y brillaron negras leyendas: cuando los ingleses visitaban a Venecia, sobornaban a los gondoleros para oír hablar de sus orgías y francachelas. Hasta Goethe y Grillparzer, seres sin aventuras que envejecían en la soledad, hablan tímidamente y con secreta envidia del tremendo mito de la vida. Y dondequiera que aparezca, su figura, grande y solemne, resulta al mismo tiempo renacentista o antigua en el breve marco de la época; en el Lido todas las mañanas pasa volando montado en un potro árabe cubierto de espuma; atraviesa a nado, el primero entre los ingleses, el Helesponto; en la playa de Liorna -¡magnífico símbolo de su paganismo!-enciende la pira en que yace el cadáver de Shelley y retira de su corazón intacto la ceniza que cae. Con sirvientes, pajes y perros, viaja de castillo en castillo como chichisbeo en seguimiento de cierta condesa italiana, y descansa en la poesía toda una noche sobre la tumba de Dante; visita a los bajaes de Albania, quienes lo reciben como a un príncipe; por él se matan mujeres; todo un país lo persigue con alguaciles y leyes, pero él lo enfrenta todo, juvenilmente bello, magníficamente orgulloso e independiente, porfía en atrevidos versos contra príncipes y reyes y aun contra el Dios de la Biblia y de las Iglesias. De este modo, convierte su juventud en un solo poema heroico, del cual Harold y Don Juan son apenas un eco débil, y la juventud, cansada de los poetas meramente sentimentales, harta de los Werther y los René, que por una casera muchacha burguesa echan mano a la pistola, hastiada de los viejos ironistas y sentimentaloides, los Rousseau y los Voltaire, aburrida del mismo Goethe y de todos los poetas en bata de noche, que escriben sus obras en casa, al la-do de la estufa bien caldeada, envueltos en afelpada franela y tocados con el gorro de entrecasa, esa juventud se enciende por el señor de la aventura, que vive su vida con patética audacia, arrollada por to-das las retumbantes fanfarrias de la guerra y del amor. Con Byron, el mundo vuelve a ser joven: estaba cansado de ser siempre apenas burgués y prudente. Después de Napoleón, que languidecía confinado en Santa Elena, Europa no tuvo más héroes; con Byron comienza otra vez el romanticismo de la juventud, porque vive ante ella abierta y teatralmente sus más secretos ensueños y muere ante ella heroica y patéticamente de la muerte adecuada.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-83  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados