Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Un hueco en la pared (Louisa May Alcott)

 

Un hueco en la pared (Louisa May Alcott) - pág.15

Indice General | Volver

Página 15 de 21


Tal información, transmitida entre gemidos y vehementes ademanes, alarmó al artista, quien acudió al rescate, sabiendo como sabía que su angelito era muy enérgico y capaz de gran destrucción.
Al llegar, contempló una nube de polvo; un montón de ladrillos entre los lirios, y los pies de su hija qué sobresalían de un gran agujero en la pared, mientras tenía del otro lado la cabeza y los hombros. Sumamente divertido, aunque temeroso de que pudiera caer sobre ella la albardilla de piedra, la sacó de allí asegurándole que la escucharía y la ayudaría inmediatamente, si tanta prisa era necesaria.
Pero se puso serio al ver la cara de Fay, porque estaba bañada en lágrimas ; le sangraban las manos, y el polvo la cubría de pies a cabeza.
Querida mía, ¿qué te causa desdicha? Díselo a papá, que él hará lo que desees.
-No; tú olvidarás, tú dirás "espera", y ahora que he visto todo, no puedo detenerme hasta sacarlo de ese sitio espantoso. Mira, mira y dime si no es triste vivir allí, entre el dolor, la oscuridad y la pobreza.
Al hablar, Fay empujaba a su padre hacia el agujero. El miró para complacerla, y entonces vio la sombría calleja, la calle bulliciosa, del otro lado, y bien cerca la pieza baja donde la madre de Johnny trabajaba el día entero, mientras la pálida cara del muchacho se dis- tinguía apenas, tendido como estaba sobre su cama, a la espera de alivio.
-Bueno, bueno; es de veras un caso lamentable, y fácil de arreglar, puesto que Fay le da tanta importancia. Espero que el muchacho sea como ella afirma, y que su enfermedad no sea contagiosa... Nanna podrá decírmelo.
Retiró la cabeza; condujo a Fay al asiento, la sentó sobre su rodilla y la calmó diciéndole con ternura
-Ahora cuéntame todo al respecto; te aseguro que no lo olvidaré. ¿Qué debo hacer para complacerte, antes de que me eches encima la casa?
Entonces Fay repitió su relato, que su padre, al no estar ocupado, halló muy conmovedor, con esa carita sucia levantada hacia la suya, y las manos lastimadas unidas en un ruego por el pobre Johnny.
-Dios bendiga tu tierno corazón, hija; mañana lo tendrás aquí y veremos qué se puede hacer por esas pobres piernas. suyas... Pero escúchame; sé de un método más fácil que el tuyo, y que será una gran sorpresa para tu amigo.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados