Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Un hueco en la pared (Louisa May Alcott)

 

Un hueco en la pared (Louisa May Alcott) - pág.14

Indice General | Volver

Página 14 de 21


.. Alguna vez, cuando tenga tiempo, veremos qué se puede hacer -respondió el pintor, mientras fumaba cómodamente sentado en un sofá del amplio estudio, en los altos de la casa.
-Eso lo dices acerca de muchísimas cosas, papá. Así, ese "alguna vez" no te bastará para hacer todo lo que prometes. Prefiero "ahora", y al pobre Giovanni le hace falta el campo, más que a ti los cigarros y a mí un vestido nuevo -insistió la niña mientras acariciaba la frente fatigada de su padre y lo miraba con expresión implorante..
-Querida, no puedo renunciar a mi cigarro, puesto que en su humo calmante hallo inspiración, y a ti, pese a que eres un angelito, es necesario vestirte; de modo que espera un poco, y ya nos ocuparemos de ese muchacho... más tarde. Iba a decir de nuevo "alguna vez", pero se detuvo a tiempo, riendo.
-En tal caso, yo sola lo llevaré al campo. No puedo esperar ese odioso "alguna vez Ya sé cómo hacerlo, y enseguida... ¡Ahora mismo! -gritó Fay, perdida la paciencia, y con una mirada de indignación a su padre, que parecía a punto de dormirse, salió disparada de la pieza, bajó muchas escaleras, pasó por la cocina, sobresaltando a Nanna y derramando la ensalada como al paso de un torbellino, y no tomó aliento hasta verse ante el muro del jardín, con una hachuela en la mano.
-Este será el campo para él, hasta que reúna dinero suficiente para enviarlo. De­mostraré lo que soy capaz de hacer... El retiró dos ladrillos; yo derribaré la pared, y entonces él vendrá enseguida -jadeó la niña, mientras propinaba un buen golpe a los ladrillos, resuelta a llevar a cabo su voluntad sin demora. Es que era un ser impetuoso, lleno de cariño y compasión hacia el pobre muchacho que languidecía por la falta de aire puro y sol, que ella tenía de sobra.
Bang ! ¡ Bang !, hacía la hachuela, que fue derribando un ladrillo tras otro, hasta que la abertura permitió que pasara la cabeza de Fay, quien, ya sin aliento, se detuvo a descansar y observar la calleja de Johnny.
Entretanto, Nanna, en cuanto reunió las hojas de lechuga y recobró el dominio de sus facultades, fue a ver en qué andaba la niña, y al hallarla en plena obra como una pequeña furia, corrió a contar al "signor", el padre de Fay, que su hijita estaba a punto de destruir el jardín y enterrarse bajo los restos del muro.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados