Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Un hueco en la pared (Louisa May Alcott)

 

Un hueco en la pared (Louisa May Alcott) - pág.10

Indice General | Volver

Página 10 de 21




-Asómate y déjame ver... Me gustan las personas lindas -ordenó la voz.
"¡Cuántas órdenes da!% pensó Johnny, mientras obedecía. Pero como le agradaba, mostró una cara tan sonriente por la mirilla, que la Princesa Fay se dignó decir, una vez que le dedicó una prolongada mirada.
-No, no eres bello, pero tus ojos son luminosos, pareces agradable, de modo que no importan las pecas de tu nariz ni la palidez de tu cara. Creo que eres bueno... Me da pena por ti, y te prestaré un libro para que leas cuando sientas dolor.
-Si tuviera un libro, no podría esperar. ¡ Me gusta tanto leer! -exclamó Johnny, riendo de puro deleite al pensar en un nuevo libro, puesto que rara vez obtenía uno : era demasiado pobre para poder comprarlos, y su invalidez le impedía aprovechar las bibliotecas gratuitas de la ciudad.
-En tal caso, lo tendrás ahora mismo.
Y se oyó otra carrera en el jardín, seguida por la aparición de un libro pequeño y grueso, lentamente empujado a través del hueco de la pared.
-Este es el único que podrá pasar... Sé que te gustarán los cuentos de hadas de Hans Andersen. Consérvalo cuanto quieras... Yo tengo muchos más.
-¡Qué buena eres! Ojalá tuviera algo para ti -exclamó, el muchacho, abrumado ante tan dulce amistad.
-Déjame ver uno de los tuyos... Para mí serán nuevos; estoy cansada de todos los míos.
Con la rapidez de un relámpago, Johnny retiró la tapa de la vieja caldera y sacó media docena de sus mejores obras, que apretujó por la abertura del muro, mientras pedía con seriedad
-Guárdalos todos; no valen gran cosa, pero son lo mejor que tengo. Haré otros, más lindos, en cuanto encuentre más ilustraciones y trozos bonitos.
-Parecen muy interesantes. Te agradezco. Iré a leerlos ahora; y después otra vez a conversar. Addio, Giovanni.
-Adiós, señorita.
Así concluyó la primera entrevista de los pequeños Príamo y Tisbe, a través de una abertura en el muro, mientras Minino, sentado arriba, fingía luz de luna con sus ojos amarillos.
II

Después de ese día, comenzó una nueva vida para Johnny, quien floreció como una humilde plantita que ha logrado salir al sol desde algún oscuro rincón. Ocurrieron toda clase de cosas maravillosas; parecían haber llegado los buenos tiempos. El misterioso papá no objetó las libertades tomadas con su pared, ocupado como estaba con sus propios asuntos y satisfecho de ver contenta a su hijita.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados