Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La fiesta de los cubiertos (Louisa May Alcott)

 

La fiesta de los cubiertos (Louisa May Alcott)

Indice General | Volver

Página 1 de 10


Louisa May Alcott
La fiesta de los cubiertos


-¡Qué mañana larga! ¡ Parece que nunca llega la hora de cenar! -suspiró Tony, al entrar en el comedor para servirse nueces y uvas por tercera vez, y así entretener su aburrimiento con una travesura.
Era el Día de Acción de Gracias; toda la familia estaba en la iglesia, todos los criados muy ocupados, preparando la gran cena. Así, el pobre Tony, que estaba resfriado, no solamente se veía obligado a quedarse en casa, sino a entretenerse solo mientras los demás pronunciaban sus oraciones, hacían visitas o paseaban para abrir el apetito. Si hubiera tenido permiso para estar en la cocina, habría quedado satisfecho, pero la cocinera, ocupada y malhumorada, le dio con un atizador en la cabeza cuando se aventuró cerca de la puerta. También estaba prohibido atisbar por el conducto que daba a la cocina, y John, el criado, lo sobornó con una naranja para que se mantuviera alejado hasta que estuviera puesta la mesa.
Eso ya estaba hecho. En el comedor desierto y silencioso, el pobre Tony, tendido en el sofá, comía sus nueces y admiraba el hermoso espectáculo que tenía por delante. El mejor acero, porcelana, cristal y platería estaban acomodados con sumo cuidado. De la araña pendía una cesta de flores, y el aparador era hermoso de contemplar, con sus montones de fruta, fuentes de torta y cuencos y vasos multicolores.
-Muy lindo, pero lo que a mí me importa es comer. No creo que hoy reciba mi parte, porque mamá descubrió lo de este horrible resfrío... Uno no puede evitar estornudar, aunque sí ocultar un dolor de garganta. ¡Oh, jum! Me quedan por esperar casi dos horas más -y con un prolongado suspiro, Tony cerró los ojos y bostezó.
Cuando volvió a abrirlos, olvidó su sueño ante el extraño espectáculo que vieron sus ojos. El cucharón sopero estaba erguido en la cabecera de la mesa, y en su concavidad se veía claramente una cara. El cucharón era muy lindo, pesado y antiguo, de manera que la cara, aunque vieja, era redonda y jovial, y el largo mango se tenía muy derecho, como un caballero alto y delgado, de cabeza grande.
-Bueno, ¡esto sí que es raro! -exclamó Tony, incorporándose él también y preguntándose qué ocurriría después.
Con gran asombro suyo, el cucharón empezó a dirigirse a los tenedores y cucharas reunidos, en un tono metálico muy agradable de escuchar.


< Anterior |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados