Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Excursión accidentada (Louisa May Alcott)

 

Excursión accidentada (Louisa May Alcott) - pág.9

Indice General | Volver

Página 9 de 10



"Ahora sí que debo gritar", díjose Gwen, y en efecto, gritó con todas sus fuerzas al ver que entraban dos hombres; uno con un farol, el otro con una lata brillante.
-Muchachos! ¡Ladrones! ¡Fuego! ¡Vagabundos! ¡Oh, despierten! -clamó Gwen mientras, frenéticamente, tiraba de los cabellos a Mark, y de las piernas a Bob y Tony, como la manera más rápida de despertarlos.
Entonces hubo una escena... Los muchachos se incorporaron frotándose los ojos; las muchachas se cubrieron los suyos y empezaron a chillar, mientras los supuestos ladrones reían a carcajadas y la pobre Gwen, completamente agotada, caía desvanecida sobre la alfombra. No obstante, todo pasó en un minuto, pues Mark con-servaba la sensatez, y con su primera mirada al hombre del farol, apaciguó sus temores.

-¡Hola, tío Ed ! Estamos bien... Como nos cansamos de esperarlos, nos quedamos dormidos.
-¡Chicas, dejen de chillar y calmen a esos niños! La pobrecita Gwen se llevó un buen susto... Tom, ve en busca de un poco de nieve mientras yo la levanto -ordenó el tío.
Pronto se restableció el orden. Los muchachos quedaron repuestos enseguida, y Ruth y Alice se dedicaron a los pequeños, muy malhumorados y soñolientos pese al susto pasado. Gwen se recobró en un momento, tan avergonzada de su temor que se alegró de que no hubiera más luz que pudiera revelar la palidez de sus mejillas.
-Tío, debí haberte reconocido enseguida, pero me sobresalté al ver a un desconocido que no hablaba, y pensé que la lata era una pistola -tartamudeó Gwen en cuanto se recobró un poco. -Pero si es mi viejo amigo, el capitán Tom May... ¿No lo recuerdas, hija? El supuso que estaban todos dormidos, por eso salió en silencio a buscarme.
-¿Y cómo hizo él para entrar? -inquirió ella, ansiosa por cambiar de tema.
-Halló abierta la puerta de la leñera y sorprendió al campamento mediante un ataque de flanco... No servirían para vigilancia, muchachos -rió el capitán Tom, gozando de la consternación de éstos.
-¡Truenos! Me olvidé de correr el cerrojo cuando fuimos en busca de leña por primera vez... Tuve que abrirla debido a la oscuridad -murmuró Bob, muy disgustado.
-¿Dónde está Pat? -inquirió Tony, con gran presencia de ánimo y ansioso por echar todas las culpas sobre los anchos hombros del irlandés.
El tío Ed se sacudió la nieve del cabello y las ropas; avivó el fuego con un atizador, se sentó cómodamente y subió a Gus a sus rodillas antes de responder:


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados