Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Excursión accidentada (Louisa May Alcott)

 

Excursión accidentada (Louisa May Alcott) - pág.6

Indice General | Volver

Página 6 de 10



-Mamá conocía a una anciana que comía de veras jabón blando y crema para conservar el cutis -aseguró Alice, cuya fresca tez sugería que había probado el mismo desagradable remedio, con éxito.
Los muchachos rieron, y Mark, considerando que era su deber de hospitalidad hacer algo por sus huéspedes, propuso con vivacidad.
-Vamos en busca de víveres mientras tengamos luz, porque la vieja lámpara está casi inservible. Vamos, Bob; tu nariz hallará comida donde la haya.
-No incendien la casa, y cuando vuelvan traigan más leña, porque en este sitio tan oscuro nos hace falta luz -suspiró Gwen, deseando que todos se encontraran en casa, bien seguros y en sus camas. La partida de los muchachos fue seguida de portazos, carreras, y gritos, así como de un estrépito, un aullido y una carcajada, cuando Bob, al asomarse al sótano en busca de alimentos, se aventuró demasiado y rodó por la escalera. No tardaron en regresar todos, muy polvorientos, llenos de telarañas y muertos de frío, pero trayendo consigo, triunfalmente, una extraña colección de trofeos. Mark llevaba un pedazo de tabla y la lámpara; Tony, una caja grande, de madera, y un balde de lata. Bob abrazaba con cariño un frasco de encurtidos y un tarro de jalea, que había quedado olvidado en un estante alto del depósito.
-Harina, encurtidos, jalea y tablas... ¡Vaya mezcla! ¿Qué podemos hacer con todo eso? -exclamaron las muchachas, sumamente divertidas por el resultado de la expedición.
-¿,Alguna de ustedes sabe preparar pan de maíz? -quiso saber Mark.
-¡Por cierto que no! Yo sé hacer caramelos y tortas de coco -declaró Ruth, orgullosa.
-Yo sé preparar buenas tostadas y té -agregó Alice.
-Yo no sé cocinar nada -confesó Gwen, quien sabía en cambio mucho francés, alemán y música.
-En un momento de necesidad, las muchachas no sirven para gran cosa... Ocúpate tú, Tony -dijo Mark, antes de dar la espalda irrespetuosamente a las muchachas, quienes no pudieron hacer otra cosa que sentarse a ver cómo trabajaban los muchachos.
-No podrá hacerlo sin agua -susurró Alice.
-Ni sal -agregó Alice.
-Ni una cacerola donde cocinarla -agregó Gwen, y luego las tres sonrieron ante el dilema que preveían.
Pero Tony se elevó a la altura de la ocasión, y siguió muy tranquilo con su tarea, mientras Mark preparaba el fuego y Bob abría el frasco de encurtidos.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados