Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Excursión accidentada (Louisa May Alcott)

 

Excursión accidentada (Louisa May Alcott) - pág.2

Indice General | Volver

Página 2 de 10



Gwendoline, que tenía dieciséis años, era la jefa del grupo, y mantenía un excelente orden entre las muchachas, pues Ruth y Alice tenían casi su misma edad, y Rita era una hermana menor de lo más obediente.
Cuando los caballeritos exhaustos regresaron a sus asientos, Mark anunció
-Óye, Gwen; de paso podríamos detenernos en la casa vieja, y recoger algunas nueces para esta noche. Papá dijo que podíamos hacerlo. Tengo cestas, y mientras las llenamos, ustedes podrían recorrer la casa.
-Sería lindo... Quiero retirar algunos libros, y Rita ha estado muy ansiosa por una de sus muñecas, que está segura de haber dejado en el armario del cuarto de juegos. Si vamos a detenernos allí, nos conviene emprender la vuelta, porque empieza a nevar y no tardará en oscurecer -repuso Gwen, quien súbitamente se dio cuenta de que unos grandes copos iban blanque ando los caminos, y que el viento ya era un ventarrón.
-Claro que lo haré, señorita, en cuanto pueda; pero debemos avanzar un trecho más, porque no podría dar la vuelta aquí sin derribar a todos, por la nieve. Quédense tranquilos, que en media hora, si Dios quiere, llegaré a la antigua casa -declaró Pat, que había perdido el camino y no quería reconocerlo, idiotizado como estaba por un trago o dos tomados durante el trayecto, para echar el frío de los huesos, según decía.
Y siguieron adelante, con el viento a la espalda, sin preocuparse por la nieve que ya caía con rapidez, ni por el crepúsculo que avanzaba, pues creían ir de regreso a casa. Transcurrió una larga media hora hasta que Pat los llevó a la casa de campo, cerrada durante el invierno. Con dificultad, se abrieron paso hasta los escalosnes y treparon al pórtico, donde bailotearon para calentarse los pies, hasta que Mark abrió la puerta y entraron todos. Pat quedó dormitando en su asiento.
-Dénse prisa, muchachos; esto está frío y oscuro, y debemos volver a casa. Mamá estará preocupada, y la tormenta va a ser de veras fea -anunció Gwen, que estaba un poco abatido por la oscuridad de la casa, y que sentía su responsabilidad, pues había prometido volver temprano.
Los muchachos partieron hacia el desván y el sótano, después de verse obligados a encender la lámpara dejada allí para uso de quien fuera de vez en cuando a inspeccionar las instalaciones.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados