Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El buen Duende y la Princesa (Louisa May Alcott)

 

El buen Duende y la Princesa (Louisa May Alcott) - pág.8

Indice General | Volver

Página 8 de 18


Un gato blanco dormía sobre su cojín; un perrito corría por todas partes con un collar de oro donde colgaban campanillas, y sobre las mesas había libros y juguetes amontonados. La Princesa estaba regañando a su nodriza porque ésta deseaba que descansara más después del paseo, pero cuando entró Betty -tan bonita y alegre, su ceño se transformó en una sonrisa, y exclamó
-¡Qué elegante estás ! Ya no pareces un Duende, aunque espero que no te hayas olvidado de las aves.
-No, déjame escuchar un minuto y te contaré lo que dicen -repuso Betty.
Y las dos guardaron silencio, mientras la criada y la nodriza permanecían muy quietas y el canario cantaba su dulce canción. Al oírla, Betty se entristeció.
-Dice que está cansado de su jaula y anhela estar libré entre las demás aves, pues un árbol es un hogar mejor que un palacio de oro, y una miga en el bosque más sabrosa que todo el azúcar de su tacita de plata. "¡Dejadme ir, dejadme ir o mi corazón se partirá!" Eso es lo que dice, y el pinzón real canta la misma canción, lo mismo que las cotorritas de colores y ese tan bonito y vistoso que no conozco.
-¿Qué dice Polly? Le entiendo cuando habla, pero no cuando rezonga y parlotea para sí como hace ahora -explicó la Princesa, muy sorprendida por lo que acababa de oír, pues suponía que sus pájaros debían estar contentos en tan lindas jaulas.
Betty escuchó al loro grande, rojo, verde y azul, que posado en una percha agitaba la ca­beza y reía solo, como si celebrara alguna buena broma. No tardó Betty en ruborizarse y reír, al mismo tiempo turbada y divertida por lo que oía, pues el pájaro cotorreaba y movía la cabeza mirándola de manera extraña.
-¿Qué dice? -inquirió la Princesa, impaciente.
-No lo preguntes, por favor. No te gustará, y no podría decírtelo -pidió Betty, aún risueña y ruborizada.
-Debes decírmelo, o le haré retorcer el pescuezo a Polly. Quiero enterarme de todas sus palabras y no me enojaré contigo, diga lo que diga ese pajarraco descarado -aseguró la Princesa.
A Betty no le agradaba obedecer, pero temía que hicieran daño al pobre Polly si no lo hacía.
-Dice esto -comenzó-: "He aquí una nueva favorita para que la atormente Su Alteza... ¡Simpática niña! Es una lástima que haya venido, pues durante un día o dos se verá colmada de atención, para luego ser arrojada a un lado o maltratada como una muñeca vieja.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados