Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > ¡Bee! ¡Bee! (Louisa May Alcott)

 

¡Bee! ¡Bee! (Louisa May Alcott) - pág.12

Indice General | Volver

Página 12 de 14


El día siguiente, la señorita Alice fue a visitar a la madre y descubrió que era una mujer excelente, que se esforzaba por educar a sus hijas sin ayuda de nadie.
Luego, de alguna manera, el techo quedó reparado, y también la cerca, de modo que el ganado al pasar no pudiera devastar los pequeños canteros donde las niñas cultivaban cuidadosamente las flores salvajes de bosques y colinas. En la vecindad pareció surgir una súbita demanda de fresas, pues se difundió la historia de las pequeñas samaritanas de modo que, pese a reírse, la gente se interesó por las niñas y las ayudó de buen grado. De tal manera, las monedas guardadas en una tetera sin pico subieron como una marea plateada, y en los pequeños cerebros de las niñas giraron visiones de vestidos nuevos, y tal vez trineos.
Pero lo mejor y más maravilloso de todo fue que los ancianos caballeros no olvidaron las ovejas. Fue asombroso con cuánta rapidez y facilidad quedó todo hecho, una vez que quienes tenían la posibilidad de lograrlo estuvieron dispuestos y hallaron un medio. Ahora todos se interesaban : los conductores de diligencias ya no se burlaban; los guardafrenos dieron una mano con los baldes mientras se esperaban medios de alivio más perfectos, y el gruñón señor Weeds palmeó a Tilda y Patty en la cabeza, señalándolas a los forasteros como "esas buenas niñitas que pusieron en movimiento a la gente del ferrocarril". Desde el hotel venían niños a mirarlas, y Elviry Morris quedó llena de pesar por no tener participación en tan interesante caso.
Así fue como el balde de agua compasivamente ofrecido por ellas mantuvo vivo el re­cuerdo de una piedad tan necesaria, hasta que el lago corrió por el canal abierto para ese fin y en aquel camino ya no hubo sufrimiento.
El primer día en que se probaron las bombas nuevas, todo el mundo fue a verlas funcionar. Tilda y Patty llegaron antes que nadie, con delantales rosados y coronas de flores en los sombreros nuevos, en honor a ese día. Fue hermoso ver su satisfacción cuando el agua fue a llenar los bebederos, de donde las ovejas sedientas bebieron agradecidas. Las inocentes no sabían cuántas miradas de aprobación se posaban sobre ellas, que estaban sentadas sobre un tronco, con los fatigados brazos cruzados, dos bandejas de fresas a los pies y las caras resplandecientes de alegría ante el logro de su gran esperanza.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados