Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > ¡Bee! ¡Bee! (Louisa May Alcott)

 

¡Bee! ¡Bee! (Louisa May Alcott) - pág.9

Indice General | Volver

Página 9 de 14


Cuénteselo al presidente y pídale que se ocupe de ello... Había otro artículo acerca de unos pobres cerdos y vacas que se pasaban noventa y dos horas sin agua ni alimentos. Era terrible.
-Se lo diré... Aquí viene tu tren; corre con tus fresas. Yo iré en busca de papá y le mostraré esto.
Mientras hablaba Alice, el tren
entró ruidosamente en la estación, y
a ello siguió un bullicio durante el
cual Patty estuvo demasiado atareada
para ver qué pasaba.
Bajaron el señor Benson y otro anciano robusto, y apenas recibió un beso del primero, la señorita Alice dijo con suma seriedad:
-Esperen un poco, por favor; antes de ir a casa quiero arreglar un asunto muy impor­tante.
Y mientras el caballero escuchaba con indulgencia, le contó la historia, le mostró la nota del periódico y, señalando a Patty, agregó apasionadamente:
-Esa es una de las buenas niñas. Venga a ver a la otra, y estará de acuerdo conmigo en que habría que hacer algo para aliviar sus bondadosos corazones y sus brazos, ya que no por compasión hacia los animales, que en este caso no pueden llamarse sordos; somos nosotros quienes hemos, estado sordos mucho tiempo.
-Mi hija es muy voluntariosa y se saldrá con la suya. Venga a tomar un poco de aire, Jacobs -invitó Benson, mientras cruzaba los rieles en pos de su hija, satisfecho por alejarse de tanto trajín.
Sí; allí estaba Tilda, trabajando con tanta energía, que no se atrevieron a acercarse, sino que permanecieron un momento observándola, risueños. Tenía al lado dos baldes de agua, y con un cucharón de largo mango servía a cuantos lograba alcanzar. A los que estaban apretujados en la ringlera superior, apenas alcanzaba a refrescarlos con un certero chapuzón, bien recibido por todos. .. , pues aunque la misma Tilda se empapaba bien, no le importaba, ya que el día era caluroso.
-Es bien poca cosa, pero es la taza de agua fresca que nosotros olvidamos -murmuró con suavidad la señorita Alice, mientras el aire se llenaba de lamentos de las bestias sedientas .a la vista del lago azul.
-Jacobs, debemos ocuparnos de esto.
-Lo haremos, Benson. Me ocuparé del asunto e informaré en la próxima reunión.
Nada más dijeron, pero Alice, sabiendo que se llevaría a cabo, palmoteó y sonrió como un rayo de sol a los dos ancianos, que poco después sacudieron las cabezas grises al contemplar la partida del largo tren, expresando así tanta decisión como piedad.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados