Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > ¡Bee! ¡Bee! (Louisa May Alcott)

 

¡Bee! ¡Bee! (Louisa May Alcott) - pág.8

Indice General | Volver

Página 8 de 14



Cuando llegó el sábado y la señorita Alice fue al´ encuentro de su padre, recordó a las niñas y las buscó. Allá en la granja saboreaba sus fresas y ordenaba que se las pagaran in­mediatamente, pero cuando llegaban las niñas estaba dormida o ausente, de manera que no las había visto. Al ver a Patty que cubría apresurada su vestido viejo con un delantal limpio mientras con su bandeja de frutas esperaba la llegada del tren, la joven señora bajó del coche y fue en busca de la niña, para preguntarle sonriente
-¿Dónde está tu hermana, la de los ojos negros? Espero que no esté enferma...
-No, señora; está dando agua a las ovejas. Como es tan vigorosa, lo hace mejor que yo, mientras vendo las cestitas -explicó Patty, secretamente satisfecha por haber ocultado sus harapos bajo el delantal descolorido pero limpio.
-¡Ah, yo olvidé a mis corderos, pero ustedes, almitas bondadosas, fueron fíeles a los suyos! ¿Lo han hecho todos los días?
-Sí, señora. Mamá dijo que si lo prometíamos, debíamos hacerlo, y además nos gusta. Sólo que son demasiadas, y nos cansamos mucho -agregó Patty, frotándose los brazos como si le dolieran.
-Hoy mismo hablaré con papá al respecto... Será una buena ocasión, pues el presidente del ferrocarril, el señor Jacobs, viene a pasar el domingo, y deberán hacer algo por esas pobres bestias -declaró Alice, avergonzada al verse sobrepasada por dos niñitas.
-Será lindo... Leímos un artículo en un diario que nos prestó el maestro, y yo lo traje para mostrárselo al señor Weed, el encargado del depósito. El dijo que era una pena, pero que nadie podía evitarlo, así que pensamos hablarle acerca de la ley que descubrimos ­continuó Patty, mientras sacaba del bolsillo un gastado ejemplar de "Nuestros Amigos los Animales", a fin de mostrar el párrafo en cuestión a esa amiga todopoderosa que conocía al rey de los ferrocarriles.

La señorita Alice leyó lo siguiente:
"Una ley del Congreso dispone que al concluir cada viaje de veintiocho horas, los animales tengan cinco horas de descanso, durante cuyo transcurso se les proporcionarán agua y alimentos, a menos que viajen cargados en vagones que cuenten con comodidades adecuadas para el cuidado del ganado."
-¡Ahí tiene! -exclamó Patty-. Esa es la ley, y mamá dice que estas ovejas vienen de muy lejos y habría que darles agua.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados