Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > ¡Bee! ¡Bee! (Louisa May Alcott)

 

¡Bee! ¡Bee! (Louisa May Alcott) - pág.5

Indice General | Volver

Página 5 de 14


Es un trabajo duro, pero podremos turnarnos. ¿Qué podemos hacer con todas estas fresas?
Las de abajo están aplastadas, así que las comeremos nosotras, pero éstas están bien... Solamente que, ¿quién va a comprarlas? -se preguntó Tilda, mientras observaba el delantal estropeado y las frutas recogidas con tanto cuidado bajo el sol.
-Yo -dijo una voz agradable, al tiempo que una mujer joven salía de entre los arbustos, tal como el hada buena se aparece a las doncellas en los antiguos cuentos.
Ambas niñas, sobresaltadas y extrañadas, se sintieron llenas de confusión cuando asomaron otras cabezas,, y un robusto caballero se les acercó, sonriéndoles con tanta cordialidad que no temieron.
-Estamos merendando en el bosque y nos gustaría tener esas lindas fresas para el al­muerzo, si quieren venderlas -declaró la dama, mientras tendía una bonita cesta.
-Claro que sí, señora. Puede llevárselas toda. Como están un poco aplastadas, no pe­diremos más que diez centavos el kilo, aunque pensábamos obtener doce -declaró Tilda, que era una verdadera yanqui y tenía aptitudes comerciales.
-¿Qué cobran por dar agua a las ovejas? -preguntó el caballero robusto, mirando bon­dadosamente a Patty, quien se retiró enseguida a las profundidades de su sombrero, como un caracol en su caparazón.
-Nada, señor... ¿No fue horrible ver a esos pobres animales? Eso es lo que la hizo llorar. Tiene un corazón tierno de veras, y no pudo soportarlo; por eso abandonamos las fresas e hicimos cuanto pudimos -repuso Tilda, tan seria que parecía bonita pese al tostado, las pecas y el polvo.
-Sí, fue muy triste, y debemos ocuparnos de eso. Aquí tienen algo a cambio de las fresas y también por el agua -anunció el caballero, mientras arrojaba un brillante medio dólar en el regazo de Tilda y otro en el de Patty, como si estuviera habituado a distribuir dinero de manera tan placentera.
Las niñas no supieron qué decirle, pero sonrieron encantadas a todos, y contemplaron las monedas de plata como si fueran muy preciadas para ellas.
-¿Qué harán con esas monedas? -preguntó la mujer, en ese tono amistoso que siempre obtiene pronta respuesta.
-Pues, estamos ahorrando para comprar libros y botas de goma y así poder asistir a clase el invierno que viene. Vivimos a dos kilómetros de la escuela, de manera que gastamos muchos zapatos y nos resfriamos cuando llueve. La primavera pasada tuvimos "plumonía" y mamá dijo que necesitábamos botas de goma y que podríamos ganárnoslas en la época de las fresas -se apresuró a responder Tilda.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados