Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La Máquina del tiempo (Herbert George Wells)

 

La Máquina del tiempo (Herbert George Wells) - pág.43

Indice General | Volver

Página 43 de 97


frases aquí y allá en un excelente y claro inglés, e, interpoladas con esto,
otras compuestas de palabras, incluso de letras, absolutamente desconocidas para
ustedes. ¡Pues bien, al tercer día de mi visita, así era como se me presentaba
el mundo del año 802.701!

Ese día, también, me eché una amiga... en cierto modo. Sucedió que, cuando
estaba yo contemplando a algunos de aquellos seres bañándose en un bajío, uno de
ellos sufrió un calambre, y empezó a ser arrastrado por el agua. La corriente
principal era más bien rápida, aunque no demasiado fuerte para un nadador
regular. Les daré a ustedes una idea, por tanto, de la extraña imperfección de
aquellas criaturas, cuando les diga que ninguna hizo el más leve gesto para
interitar salvar al pequeño ser que gritando débilmente se estaba ahogando ante
sus ojos. Cuando me di cuenta de ello, me despojé rápidamente de la ropa, y
vadeando el agua por un sitio más abajo, agarré aquella cosa menuda y la puse a
salvo en la orilla. Unas ligeras fricciones 111 sus miembros la reanimaron
pronto, y tuve la satisfacción de verla completamente bien antes de separarme de
ella. Tenía tan poca estimación por los de su raza que no esperé ninguna
gratitud de la muchachita. Sin embargo, en esto me equivocaba.

Lo relatado ocurrió por la mañana. Por la tarde encontré a mi mujercilla -eso
supuse que era- cuando regresaba yo hacia mi centro de una exploración. Me
recibió con gritos de deleite, y me ofreció una gran guirnalda de flores, hecha
evidentemente para mí. Aquello impresionó mi imagina

Es muy posible que me sintiese solo-Sea como fuere, hice cuanto pude para
mostrar mi reconocimiento por si, regalo. Pronto estuvimos sentados juntos bajo
un árbol sosteniendo una conversación compuesta principalmente de sonrisas. La
amistad de aquella criatura me afectaba exactamente como puede afectar la de una
niña. Nos dábamos flores uno a otro, y ella me besaba las manos. Le besé yo
también las suyas. Luego intenté hablar y supe que se llamaba Weena, nombre que
a pesar de no saber yo lo que significaba me pareció en cierto modo muy


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-97  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados