Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La Máquina del tiempo (Herbert George Wells)

 

La Máquina del tiempo (Herbert George Wells) - pág.31

Indice General | Volver

Página 31 de 97


equilibrarse como pueda. Mejoran-los nuestras plantas y nuestros animales
favoritos -¡y qué pocos son!- gradualmente, por vía selectiva; ora un melocotón
mejor, ora . y más grande y perfumada, ora una raza de ganado vacuno más
conveniente. Los mejoramos gradualmente, porque nuestros ideales son vagos y
tanteadores, y nuestro conocimiento muy limitado, pues la Naturaleza es también
tímida y lenta en nuestras manos torpes. Algún día todo esto estará mejor
organizado y será incluso mejor. Esta es la dirección de la corriente a pesar de
los remansos. El mundo entero será inteligente, culto y servicial; las cosas se
moverán más y más de prisa hacia la sumisión de la Naturaleza. Al final, sabia y
cuidadosamente, reajustaremos el equilibrio de la vida animal y vegetal para
adaptarlas a nuestras necesidades humanas.

Este reajuste, digo yo, debe haber sido hecho y bien hecho, realmente para
siempre, en el espacio de tiempo a través del cual mi máquina había saltado. El
aire estaba libre de mosquitos, la tierra de malas hierbas y de hongos; por
todas partes había frutas y flores deliciosas; brillantes mariposas revoloteaban
aquí y allá. El ideal de la medicina preventiva estaba alcanzado. Las
enfermedades, suprimidas. No vi ningún indicio de enfermedad contagiosa durante
toda mi estancia allí. Y ya les contaré más adelante que hasta el proceso de la
putrefacción y de la vejez había sido profundamente afectado por aquellos
cambios.

Se habían conseguido también triunfos sociales. Veía yo la Humanidad alojada en
espléndidas moradas, suntuosamente vestida; y, sin embargo, no había encontrado
aquella gente ocupada en ninguna faena. Allí no había signo alguno de lucha, ni
social ni económica. La tienda, el anuncio, el tráfico, todo ese comercio que
constituye la realidad de nuestro mundo había desaparecido. Era natural que en
aquella noche preciosa me apresurase a aprovechar la idea de un paraíso social.
La dificultad del aumento de población había sido resuelta, supongo, y la
población cesó de aumentar.

Pero con semejante cambio de condición vienen las inevitables adaptaciones a
dicho cambio. A menos que la ciencia biológica sea un montón de errores, ¿cuál


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-97  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados