Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La Máquina del tiempo (Herbert George Wells)

 

La Máquina del tiempo (Herbert George Wells) - pág.30

Indice General | Volver

Página 30 de 97


tocado por .algunas barras horizontales de púrpura y carmesí. Por debajo estaba
el valle del Támesis en donde el río se extendía como una banda de acero pulido.
He hablado ya de los grandes palacios que despuntaban entre el abigarrado
verdor, algunos en ruinas y otros ocupados aún. Aquí y allá surgía una figura
blanca o plateada en el devastado jardín de la tierra, aquí y allá aparecía la
afilada línea vertical de alguna cúpula u obelisco. No había setos, ni señales
de derechos de propiedad, ni muestras de agricultura; la tierra entera se había
convertido en un jardín.

Contemplando esto, comencé a urdir mi interpretación acerca de las cosas que
había visto, y dada la forma que tomó para mí aquella noche, mi interpretación
fue algo por el siguiente estilo (después vi que había encontrado solamente una
semiverdad, o vislumbrado únicamente una faceta de la verdad):

Me pareció encontrarme en la decadencia de la Humanidad. El ocaso rojizo me hizo
pensar en el ocaso de la Humanidad. Por primera vez empecé a comprender una
singular consecuencia del esfuerzo social en que estamos ahora comprometidos. Y
sin embargo, créanlo, ésta es una consecuencia bastante lógica. La fuerza es el
resultado de la necesidad; la seguridad establece un premio a la debilidad. La
obra de mejoramiento de las condiciones de vida -el verdadero proceso
civilizador que hace la vida cada vez más segura- había avanzado constantemente
hacia su culminación. Un triunfo de una Humanidad unida sobre la Naturaleza
había seguido a otro. Cosas que ahora son tan sólo sueños habían llegado a ser
proyectos deliberadamente emprendidos y llevados adelante. ¡Y lo que yo veía era
el fruto de aquello!

Después de todo, la salubridad y la agricultura de hoy día se hallan aún en una
etapa rudimentaria. La ciencia de nuestro tiempo no ha atacado más que una
pequeña división del canipo de las enfermedades humanas, pero, aun así, extiende
sus operaciones de modo constante y persistente. Nuestra agricultura y nuestra
horticultura destruyen una mala hierba sólo aquí y allá y cultivan quizá una
veintena aproximadamente de plantas saludables, dejando que la mayoría luche por


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-97  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados