Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La Máquina del tiempo (Herbert George Wells)

 

La Máquina del tiempo (Herbert George Wells) - pág.16

Indice General | Volver

Página 16 de 97


Supongo que lo leerán
ustedes con la suficiente atención; pero no pueden ver al pálido narrador ni su
franco rostro en el brillante círculo de la lamparita, ni oír el tono de su voz.
¡No pueden ustedes conocer cómo su expresión seguía las fases de su relato!
Muchos de sus oyentes estábamos en la sombra, pues las bujías del salón de fumar
no habían sido encendidas, y únicamente estaban iluminadas la cara del
Periodista y las piernas del Hombre Silencioso de las rodillas para abajo. Al
principio nos mirábamos de vez en cuando unos a otros. Pasado un rato dejamos de
hacerlo, y contemplamos tan sólo el rostro del Viajero a través del Tiempo.



EL VIAJE A TRAVES DEL TIEMPO


-Ya he hablado a algunos de ustedes el jueves último de los principios de la
Máquina del Tiempo, y mostrado el propio aparato tal como estaba entonces, sin
terminar, en el taller. Allí está ahora, un poco fatigado por el viaje,
realmente; una de las barras de marfil está agrietada y uno de los carriles de
bronce, torcido; pero el resto sigue bastante firme. Esperaba haberlo terminado
el viernes; pero ese día, cuando el montaje completo estaba casi hecho, me
encontré con que una de las barras de níquel era exactamente una pulgada más
corta y esto me obligó a rehacerla; por eso el aparato no estuvo acabado hasta
esta mañana. Fue, pues, a las diez de hoy cuando la primera de todas las
Máquinas del Tiempo comenzó su carrera. Le di un último toque, probé todos los
tornillos de nuevo, eché una gota de aceite más en la varilla de cuarzo y me
senté en el soporte. Supongo que el suicida que mantiene una pistola contra su
cráneo debe de sentir la misma admiración por lo que va a suceder, que
experimenté yo entonces. Cogí la palanca de arranque con una mano y la de freno
con la otra, apreté con fuerza la primera, y casi inmediatamente la segunda. Me
pareció tambalearrne; tuve una sensación pesadillesca de caída; y mirando
alrededor, vi el laboratorio exactamente como antes- ¿Había ocurrido algo? Por


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-97  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados