Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El Parásito (Arthur Conan Doyle)

 

El Parásito (Arthur Conan Doyle) - pág.2

Indice General | Volver

Página 2 de 41


Cada año la naturaleza reajusta la maquinaria completa; en este mismo momento puedo sentir el fermento en mi sangre, y mientras la fría luz del sol penetra por mi ventana, podría danzar a su alrededor como un mosquito. Lo haría. Tan sólo que ese Charles Sadler subiría corriendo la escalera para ver qué estaba pasando; además, debo recordar que soy el profesor Gilroy. Un viejo profesor puede darse el lujo de ser espontáneo, pero cuando la fortuna le ha concedido a un hombre de treinta y cuatro una de las principales cátedras de la universidad, debe esforzarse por actuar en consecuencia. ¡Qué tipo ese Wilson! Si sólo pudiera brindarle tanto entusiasmo a la fisiología como él le asigna a la psicología, yo sería por lo menos un Claude Bernard. Toda su vida, su alma y su energía actúan con una sola finalidad; se acuesta cotejando los resultados del día pasado y se despierta planeando sus investigaciones del día siguiente; y aún así, obtiene tan poco reconocimiento, fuera del pequeño círculo que sigue sus actuaciones. La fisiología es una ciencia reconocida y si agrego aunque sea un solo ladrillo al edificio, todo el mundo lo ve y lo aplaude; pero Wilson está tratando de excavar los cimientos de una ciencia del futuro, su trabajo es subterráneo y no se ve; sin embargo él prosigue sin quejarse, carteándose con un centenar de medio chiflados, en la esperanza de encontrar algún testimonio fidedigno, escudriñando cien mentiras a la caza de un pequeño lunarcito de verdad, cotejando viejos libros, devorando los nuevos, experimentando, dando conferencias, tratando de encender en otros el abrasador interés que lo consume. Me lleno de asombro y admiración cuando pienso en él y, sin embargo, cuando me pide que me una a sus investigaciones, me veo obligado a decirle que, en la actual situación, ellas ofrecen muy poco atractivo a un hombre que se dedica a la ciencia exacta. Si pudiera mostrarme algo positivo y objetivo, podría estar tentado a enfrentar el asunto desde su lado fisiológico; pero mientras la mitad de sus argumentos estén infectados por la charlatanería y la otra mitad por la histeria, nosotros, los fisiólogos, tenemos que conformarnos con el cuerpo y dejarle la mente a nuestros descendientes. Sin duda que soy un materialista. Agatha dice que soy el número uno y le digo que, puesto que estoy tan urgido de su espiritualidad, esa es una excelente razón para abreviar nuestro compromiso.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados