Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El contrato social (Jean Jacques Rousseau)

 

El contrato social (Jean Jacques Rousseau) - pág.94

Indice General | Volver

Página 94 de 140


votar en todo acto de soberanía, derecho que nadie puede quitar á los
ciudadanos, y sobre el de opinar, proponer, dividir y discutir, que el
gobierno tiene mucho cuidado en no dejar mas que á sus miembros; pero esta
importante materia exijiria un tratado á parte, y no es posible decirlo
todo en este.



Capítulo II
De los votos



Hemos visto en el precedente capítulo el modo de tratar los negocios
generales, puede dar un indicio bastante seguro del estado actual de las
costumbres y de la salud del cuerpo político. Cuanta mas conformidad reine
en las asambleas; esto es, cuanto mas se acerquen las decisiones á la
unanimidad, tanto mas dominante será tambien la voluntad general; y al
contrario, los largos debates, las disensiones y el tumulto anuncian el
ascendiente de los intereses particulares y la decadencia del estado.
No parece esto tan evidente cuando dos ó mas clases entran en su
constitucion, como en Roma los patricios y los plebeyos, cuyas contiendas
perturbaron á menudo los comicios, aun en los tiempos mas prósperos de la
república: [144] pero esta escepcion mas bien es aparente que real; porque
entonces, á causa del vicio inherente al cuerpo político, hay, por decirlo
asi, dos estados en uno, y lo que no es cierto de los dos juntos lo es de
cada uno en particular. Y en efecto, hasta en los tiempos mas borrascosos,
los plebiscitos del pueblo, cuando no se metia en ellos el senado, pasaban
siempre tranquilamente y por una gran pluralidad de votos: no teniendo los
ciudadanos mas que un solo interés, tampoco el pueblo tenia mas que una
voluntad.
En la otra estremidad del círculo se halla tambien la unanimidad; y
es cuando los ciudadanos, habiendo caido en la esclavitud, ya no tienen
libertad ni voluntad. Entonces el miedo y la adulacion mudan los votos en
aclamacion; ya no se delibera, sino que se adora ó se maldice. Tal era el


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-140  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados